X
This website uses its own and third-party cookies to provide our services and display advertising related to your preferences. If you close this window by pressing the 'X' button, we consider that you do not want to see this message again
Password
Username
Muchos tiburones en tan poca pecera
Author: 
Gays
16-May-2019
115
Muchos tiburones en tan poca pecera
Siempre había entendido que los tiburones eran los activos, pero en esta pecera ha dado la casualidad que es al revés, ya que somos los que abundamos ante tan pocas presas.
Muy buenas a todos, desde este medio os hago saber de mis experiencias, me gusta contárosla o al menos lo intento, pero de tal manera que os la imaginéis, pudiéndola recrear en vuestra mente y con la única pena, precisamente que no seáis alguno de vosotros. Debo decir que no busco amistad… sino simplemente sexo, deseo relaciones esporádicas.

Os debo de confesar antes de nada que siempre me he esforzado en mejorar… sexualmente, como bien sabéis mis gustos son los hombres maduros (+ 50 años), buscando siempre mis preferencias, no importándome si es uno o varios. Busco hombres activos pero no hay día que no acabe con un versátil, además no hay maduros que no deseen una buena putita, encontrando en mí a esa glotona y de paso, podéis preñar… mmm.

Comenzare… vale, hace ya un mes de esto, regresaba de mis tareas cotidianas, cuando miro el reloj y me doy cuenta que podría echar un ratillo. Conduzco en dirección al Quinto Centenario en dirección a la Avenida de Carlos III, continuando hasta la Ronda Norte, pasando el Estadio Olímpico hasta llegar a la rotonda de acceso al Parque del Alamillo / RTVA y al acceso a los aparcamientos del Estadio Olímpico.

Tras salir por esta salida, salgo a una carretera de servicio casi abandonada, carretera a la cual se le conoce como Cauce del Arroyo Tamarguillo, carretera que va paralela al montículo de la vía del tren. Cuyo acceso a día de hoy se encuentra cerrado mediante una cancela, cuyas puertas guardan una infinidad de experiencias y fantasías realizadas… mmm. Pero todas esas y cada una de ellas, os la hare saber en su momento, vale…

Bueno, comenzare. Mire mi reloj, cuya hora marcaba sobre las doce aproximadamente, tenía algo de prisa, pues debía de estar en casa sobre las dos a dos y media del mediodía. Tras entrar observe poco movimiento, continúe conduciendo por la carretera paralela a los arboles hasta el apeadero de Cartuja. Acabando por retroceder, conduciendo ahora por la carretera paralela al rio, acabando por detenerme junto a la arboleda como es costumbre, quedándome en el interior de mi coche a la espera de que algún desconocido maduro que se me acercara… mmm.

Yo soy de esos que prefiero que se me acerquen, sino no aparto la mirada de aquel que me guste, mirada que es una invitación a que se acerque. Eso sí, no dejo de magrearme mi miembro… ooohhh, unas veces me magreo sobre la misma tela del pantalón y en otras, saco mi miembro fuera y me masturbo a la vista de quien quiera verlo… mmm.

Me he detenido donde siempre, deteniéndome bajo una arboleda, cuyas ramas me proporcionan sombra y me cobijan del calor. No dejo de pasar coches como es costumbre, pasando cada vez más cerca, cuyos conductores me observaba, deteniéndose algunos, pero muchos callados se quedaban en su interior, siendo yo quien acababa por acercarme. Soltando...

"Qué pasa, dando una vuelta".

Este alza la vista y me mira, respondiendo...

"Aquí como todos, dando una vuelta".

Volviéndole a preguntar al tiempo que le ojeaba. Pues de la manera que estaba sentado, se le marcaba una buena verga, aunque la verdad con esa complexión, no dude de su tamaño... mmm.

"Has visto algo".

Contestando...

"Pues hay a unos 50 metros, unos coches detenidos".

Preguntándole...

"Y tú, que buscas".

Respondiéndome...

"Pues como todos, un buen rato y follar".

Su contestación me hace pensar que es activo o versátil, quizás buscando a alguien que se la chupe, para acabar por fallárselo. Sacándome de mis pensamientos al preguntarme...

"Y tu que, buscas...".

Contestándole...

"Una polla que comer y si puede ser, acaben follándome".

Me mira sorprendido y me suelta...

"Pues ya somos dos, yo soy pasivo también".

Me dejo frustrado, ya que me hice ilusiones por sus respuestas anteriores, respuesta que me imagine siendo cabalgado por este hombretón… mmm. No me quedo otra que despedirme de este elegantemente, deseándole suerte. Mientras yo me dirigía hacia mi coche indignado, me monte y tras ponerlo en marcha, conduje por la carretera, deambulando de un sitio al otro.

Encontrándome hasta al menos cinco pasivos más, todos buscando a ese activo o versátil que satisfacer... mmm. Dándome cuenta que hay muchos lobos con piel de cordero, deseando todos ser preñados por un buen macho. Machos que da la casualidad que no había tantos como estamos acostumbrados... mmm. Mire la hora y me di... media hora, seguí por la carretera paralela al rio hasta pasado el apeadero y tras ver como estaba el patio… me di la vuelta, conduciendo por la misma carretera hasta la zona que hay cerca de paso al acceso a la verja que da a la Raya. Verja que para mi sorpresa estaba abierta, deteniéndome a escasos metros de esta… mmm. No llevaba ni cinco minutos cuando un coche se detuvo, saliendo de su interior un caballero de escasos cabellos blancos, cuya vestimenta era un pantalón corto deportivo y un suéter, cuya bandera española decoraba las mangas y el cuello. Este tocándose su entrepierna mirándome, acabo por dirigirse hacia la maleza que hay cerca del puente, dude unos minutos pero finalmente y a la vista que no iba a tener nada mejor, acabe por ir en su busca.

Estaba esperándome apenas a un metro de la entrada, camine hacia él y este continúo caminando, adentrándose cada vez más adentro, acabando por situarse al fondo, situado en un claro. Me acerque y este no perdió el tiempo, rápidamente poso su mano en mi pecho, deslizando su mano por mi pecho, desde mi vientre hasta mi cuello, eso sí sobre la tela de mi suéter… mmm. Acabando por levantármelo y continuar por debajo de este... uuummm. Sintiendo su áspera mano, masajear tanto mi pecho como mi vientre, no dejando de masajear tanto mí velludo pecho como mi cuello… mmm. Tirando finalmente del suéter hacia arriba hasta sacármelo por la cabeza, eso sí… con cierta ayuda mía, dejándomelo sobre una rama... mmm.

Yo como es costumbre en mí, no me quede quieto. Dirigí mi mano derecha hacia su entre pierna, posándola sobre su bulto, deslizando mi mano a lo largo de este… mmm. Ascendiendo por esta hasta su bragueta, bajando la cremallera e introduciendo mi mano dentro de esta, bordeando el elástico de su bóxer hasta toparme con su tronco… uuummm. Tal gesto, hizo que su boca buscara la mía… gesto que rehusé. No oponiéndome cuando sus labios se posaron sobre mi cuello… mmm, besándome al tiempo que una de sus manos magreaba mi culo… ooohhh. Intentando minutos después por introducirla por la cinturilla, desistiendo y comenzar a tirar de mi pantalón hacia abajo, siendo yo quien solté la hebilla con mi mano libre, continuando por desabotonar el botón del pantalón y baje la cremallera. Cayendo este a mis pies, continuando por dejarle a este hacerme... ooohhh. Dirigiendo ahora yo, mi mano a su pantalón deportivo, tirando de este hacia abajo, teniéndome que ayudar él… eso sí, tuve que soltar su miembro erecto... mmm. Soltándome...

"Como me gustan que me coman, pero mucho más si es a mi pequeñín".

Su pequeñín no es otro que su miembro, nombre que para nada hace referencia. Pues este mide al menos diecisiete centímetros, grosor justo para poderme atragantar con ella... mmm. Cuando este me pidió...

"Cómetela".

La vi en mi mano, observándola con manchas en su glande. Cuya toallita comencé a limpiar y que este me soltó...

"No esta manchada, eso es la pigmentación de la piel. Yo estoy duchado de esta mañana".

Respondiéndole…

“Vale, lo se… como yo. Pero es una manía mía”.

Mientras le contestaba, no deje de limpiar su tronco y en especial su glande. Me arrodille no sin antes haberme subido el pantalón, acabe por arrodillarme y me la lleve a la boca. Comenzando por deslizarla por mis labios, mientras este suspiraba… aaahhh, continúe por lamer su glande e ir descendiendo hasta la base… mmm. Volviendo a ascender, continuando por sus marcadas venas hasta el capullo, sonrojado y duro… mmm. Chupe y fui introduciéndomelo muy despacio, mientras este suspiraba y ahora gemía, soltándome…

“Cómemela, pero no utilices las manos”.

Cosa que hice, pero que aproveche para masajear tanto sus testículos como sus nalgas… mmm. Este comenzó a masajear mi nuca… mmm, primero con una de sus manos para luego ser las dos… aaahhh, no dejando de chupar su polla… mmm, no dejando de introducírmela por completo, no importándome las arcadas, no importándome quedarme sin aire por la totalidad de su tronco… ooohhh. Mientras este soltaba…

“Joder cabrón, pedazo de puta eres, como la comes maricona, como tenga el coñito tan hambriento como la boca… aaahhh”.

“Puta… traga, ahógate con mi polla… uuuffff”.

“Zorra… ooohhh, te voy a follar hasta vaciar mis huevos”.

No dejaba de gemir y suspirar… mmm, no dejaba de insultarme y decir de todo, mientras sus manos acariciaban mi cabeza, dejando caer su cuerpo al tiempo que acariciaba mi espalda y nalgas… mmm. No tardó ni diez minutos en aparecer uno, pues vino atraído por los sonidos que este emitía por la satisfacción.

Este comenzó a hacerle gesto a modo que se marchara, pero no lograba que se marchara… no lograba ahuyentarlo, acabando por desistir. Y la verdad es que esté otro no se marchaba en verdad, no porque este no era muy creíble… sino porque yo no dejaba de mirarlo, lógicamente la culpa era mía... mmm. Acabando este por hacerle señas que se acercara, soltándole...

"Donde comen uno, pueden hacerlo dos…".

Este se acercó, sacando su polla del interior de su pantalón, colocándose a la derecha de este, sacándome de la boca el primero su polla para introducirme la del segundo. Polla que no era muy grande la verdad, comenzando a chupársela mientras el primero me hacía levantar, sin dejar de chupársela… mmm. Tirando de mi pantalón hacia abajo y mis calzoncillos, magreando mis nalgas, pellizcándomelas y mordisquearlas… aaahhh. Escupiendo sobre ellas al tiempo que comenzaba a introducirme uno de sus dedos… mmm, soltándome…

“No le dejes de chupar… Puta”.

Sus caricias… mmm, me hacían desear que me follara… ooohhh. Pero en vez de eso, este se colocaba junto al segundo, sacando la polla de este de mi boca e introduciéndome la suya… uuuffff. Repitiendo esto durante no más de cinco minutos, no pudiendo repetir mucho más el segundo, cuando sin decir nada al tiempo que me la sacaba de la boca… aaahhh. Comenzó a correrse, marchándose de la misma manera en que apareció, no dijo nada… ni tan siquiera un simple “Gracias”. Continuando con el primero, no pasando ni diez minutos, cuando el primero me aviso…

“Joder, no puedo más… mmm. Me voy a correr dentro de poco, donde deseas que me corra… uuummm”.

”Quieres que lo haga dentro de tu boquita… mmm, o quizás deseas que te lo eché sobre tu cuerpo”.

“Dime…”

Acabando por decirle…

“No deseo que te corras en mi boca, tampoco que la viertas sobre mi cuerpo”.

Este, tras comenzar a sentir que se venía, saco su polla de mi boca, acabando por comenzar a lanzar una serie de chorros de semen, chorros que los vertió sobre la maleza. Mientras nos vestíamos, no dejaba de intentar una segunda cita, cita que deseaba como tantos en una cama. Donde me hacía ver que me podría dar una follada de campeonato, asegurándome que me marcharía preñado… mmm.

Ambos salimos de la maleza, encontrándonos hasta tres machos esperando fuera, machos de diferentes edades que no dejaban de mirarme, como si yo fuera un trozo de carne que sacia… mmm. Ya cada uno en su coche, yo antes de arrancar, mire mi móvil, donde vi una serie de llamadas perdidas y WhatsApp, contestando a todas y cada una de ellas antes de marcharme. Observando las idas y venidas te hombres, descubriendo un tremendo maduro… mmm, no más de un metro noventa aunque no dudaría echarle los dos metros, cuerpo corpulento y aunque no me gustan los cachas, este sería de un buen ver, pues era de esos a los que llamo… “Armario empotrado”.

Este pasó junto a otro, marcando con una de sus manos su tremendo paquetón… mmm (Dios, que pedazo de verga). Acabe por marcharme con la pena de no tener más tiempo, me marche caliente y muy excitado, deseando haber visto a ese semental… mmm. Bueno, mientras me marchaba, pensaba que quizás tuviera suerte, pues mañana volvería a ese mismo sitio, deseando encontrarme a ese pedazo de macho… mmm, aunque en verdad no me importa encontrarme a cualquiera de mis anteriores amantes.

Muy buenas a todos mis seguidores, antes de nada pediros disculpas por mi ausencia, pues me encontraba de vacaciones. Pero he vuelto… solo, ahora me encuentro en plan Rodríguez, imaginaros. Estoy solo en casa, redactando mi experiencia y pasándole el corrector antes de mandarla, me encuentro tan excitado… mmm. Que estoy con tan solo medias de ligas de color negras, ligueros y un tanguita de hilo… mmm, todo por un amigo que deseaba verme por la cam de esta manera... uuummm, que malo.
Reviews
Your review
Excellent
Good
Regular
Bad
Regrettable
NOTE: In order to add favorites, rate and post reviews you must login or create a new account if you are not registered.
0 published reviews