X
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y mostrar publicidad relacionada con sus preferencias. Si cierra esta ventana pulsando el botón 'X', consideramos que no desea volver a ver este mensaje.
Contraseña
Usuario
Relato
Autor: 
Infidelidad cornudos
11-Feb-2019
1120
1
5.00/1
Los tios miran a mi novia y me gusta (4)
Luís nos continua relatando el día a día de su relación con Marta
Una vez que volvimos de vacaciones con Fran y Eva decidí que era mejor que pasara un poco de tiempo. Se lo dije a Marta y la pareció bien. Estuvimos un par de semanas durante el mes de julio sin ver a nuestros amigos.

Nos tomamos nuestro tiempo, durante el fin de semana me fui con Marta a la playa, nosotros dos solos. Luego a finales de julio teníamos una boda de una prima suya.

Estuvo bien este tiempo desconectado de nuestros amigos, había que reconducir un poco la situación. Como había cambiado todo.

Marta me había contado que se había dejado follar por un tío en los baños de una disco en la despedida de soltera. Luego Fran había tenido tres sesiones de sexo con ella. La última también en los baños de una discoteca.

A pesar de lo fría que se había mantenido Marta en otras ocasiones y de saber controlar bien sus calentones no les había costado mucho follarse a mi mujer en los baños de la disco. Y eso me preocupaba a la vez que me excitaba mucho.

Las dos veces me lo había contado igual…no sé como pasó…cuando me quise dar cuenta estábamos haciéndolo en los baños…menuda zorra. Mi mujercita se había convertido en una caliente puta y tenía que andarme con ojo y dejar las cosas claras.

No quería que la cosa degenerase más y cada fin de semana acabara con un tío distinto en los baños de una disco, dejándose hacer.

Caso aparte merecía Fran, yo sé la facilidad que tiene para follarse a otras tías y como estas se encoñan con él. Había visto indicios de esto ya en mi mujer y eso me daba miedo y me hacía sentirme bastante celoso. Después de decir a Marta que durante las vacaciones ya no hiciera nada con él y ella parecía estar de acuerdo tampoco se la tuvo que trabajar mucho para follársela la última noche en una discoteca.

El muy cabrón además la dijo a mi mujer que se la iba a follar cuando le diera la gana. Y Marta no solo no le dijo que eso no iba a pasar sino que terminó otra vez abierta de piernas para él y dejándose follar.

Fran también desapareció un poco del mapa, me imagino que sería por el tema de Eva, parte del grupo sé que se entero de lo que había pasado con ella y luego como él había pasado de nuestra amiga. Por la noche se le encontraron un día con la francesita Monique y les saludó como si nada. Los amigos nuestros también estaban bastante molestos por lo que había hecho Fran y sobre todo Marcos que dijo que se había portado como un cabronazo con Eva. Parece que la gente le empezó a dar un poco de lado y él se dio cuenta.

Por lo que respecta a Marta su situación en el trabajo lejos de mejorar había empeorado. Finalmente acabó en el paro así que se unió a los casi 6 millones de parados que tenemos ahora en el pais.

Así que traté de tenerla entretenida y en cuanto tenía algo de tiempo nos escapábamos a las playas cantabras que tanto nos gustan. Los dos solos.

Durante esas semanas quise indagar bien que es lo que mi mujer pudiera sentir por Fran, si podía estar encoñada con él, si quería volver a follárselo o por donde iban los tiros.

Ni que decir tiene que mientras follábamos yo siempre en esos días sacaba el tema de Fran. Quería saber todos los detalles de sus encuentros. Marta me contó todo y varias veces. No me importaba escucharlo repetido de nuevo. Me ponía a mil y hacía que me corriera como un cerdo.

Prácticamente habían hecho de todo, excepto el anal. Mi mujer le había chupado la polla, él se había corrido en su cara, en su boca, en sus tetas, en su culo, dentro de ella, con preservativo claro, se la había follado en todas las posturas, arriba, abajo, a cuatro patas, la había azotado el culo, jugaba con mi mujer restregando su polla por el coñito de ella y esto al parecer le volvía loca a mi mujer.

Además con toda la chulería la dijo a Marta que a partir de ahora se la iba a follar cuando quisiera.

El último fin de semana de Julio teníamos una boda de una prima de Marta. La noche anterior a la boda, era viernes, me follé a Marta, estábamos los dos desnudos en la cama, tumbados de lado, uno enfrente del otro, besándonos y tocándonos los cuerpos. Acariciaba sus tetazas y jugaba con sus pezones.

- me vuelves loco Marta…cuéntame otra vez como te folló Fran en la discoteca…por favor cuéntamelo…

Marta me agarró la polla y me la empezó a menear. Ya la tenía dura como una piedra…

- otra vez quieres que te lo cuente?...ummm…me encanta que se te ponga así de dura solo de pensarlo…pero antes quiero que te pongas encima de mi y me la metas…yo también quiero disfrutar…

Me puse encima de Marta y abriendo sus piernas se la metí. Estuve bombeando un rato en su coño, haciéndola gemir y echando un buen polvo. Cuando ya la tenía a Marta bien mojada y caliente y con la respiración acelerada saqué mi polla de dentro de ella…

- ummmm…tienes los pezones bien duros…y me agaché sobre sus tetazas y me lancé a comérselas como si fuera la primera vez que se las veía…

Estuve un buen rato chupando sus tetas y lamiendo y mordisqueando sus pezones, tenía a mi mujer cada vez mas cachonda…me tumbé a su lado con mi polla mirando hacia el techo

- vamos zorra….ahora vas a ser buena y me vas a contar como te folló Fran en la discoteca…

Marta se tumbó de lado, mirando hacia mí, todavía calmando su respiración acelerada, fue pasando su dedo índice por todo mi pecho hasta que llegó a mi polla. Pasó su dedo por todo el tronco de mi rabo, haciendo que diera un pequeño respingo…

- y vas a poder aguantar sin correrte?...yo creo que no…esto está muy durito…si quieres que te lo vuelva a contar antes vas a tener que hacer que me corra…

Se tumbó de nuevo en la cama y se abrió de piernas, me miró con cara de puta y tocándose las tetazas me dijo…

- quiero que me lo comas, agáchate y chúpame el coñito…vamos cariño cómemelo bien…quiero que mientras lo haces pienses que otras dos pollas ya han estado dentro de él y me lo han follado bien…

Aquellas palabras me encendieron y me pusieron como loco. Me dejó sin respuesta alguna. Solo me puse ante su mojado coño y con todo mi ansia estampé mi cara contra su rajita.

La comí el coño, chupando con la lengua de arriba abajo, metiéndola en su agujerito, luego jugando con su clítoris, metiendo un par de dedos en su coño. Tuve que estar un rato jugando con su coño hasta que hacer que se corriera. Cuando lo hizo Marta me sujetó de la cabeza hasta que literalmente empotró su coño contra mi boca, jadeando de manera brutal.

Cuando se corrió era mi turno. Marta se tumbó de nuevo de lado hacia mi y me cogió la polla. Comenzó su pajote…

- ummmm que bien te has corrido….ahora si me lo vas a contar no?...quiero que me cuentes otra vez lo de la discoteca

- joder, la tienes a punto de explotar ya cariño…ummmm….me encantó…nos besamos, me tocó todo el cuerpo, me hacía sentir como su zorrita, no tenía ninguna voluntad sobre él, me follo como y cuando quiso…eso te gusta?...saber que se folla a tu mujer cuando le da la gana…me llevó de la mano al baño y le dio igual que hubiera gente…a mi también…me metió en un privado y me subió el vestido…al momento ya se había desabrochado el pantalón y se sacó la polla…ya la tenía también tan dura como esta…

- la tenía igual de dura que la mia?

- No cariño, la tenía mas dura, tenía la polla mas dura que la tuya…

- Joder Marta que zorra eres….me vuelves loco!!!!

- Ya lo sé…se que te encanta que te lo diga además, tenía la polla mas dura y mas grande que la tuya…te gusta eso?

- Si zorra!!!!!

- Me bajó el tanguita…no queríamos previos ya ni besitos…solo quería metérmela y yo estaba como loca también por sentirlo dentro de mi…los dos temblábamos de excitación, tanto que le costó ponerse el condón…joder se me hizo eterno…le tenía que haber dicho que me follara sin él…

Mi polla palpitó de nuevo al oir esas palabras, Marta continuaba con la paja, con toda la lentitud que podía…

- te hubiera gustado eso?...seguro que si….

- Joder Marta…mas despacio que me voy a correr!!!!

- Jajaja…mas despacio ya no puedo hacerlo…en cuanto te digo que me va a follar a pelo te me corres…tanto te pone eso?....ummmm….a lo mejor voy a tener que decirle que lo haga…

- Marta para que me corro…para….para…

Detuvo su paja sujetando con fuerza y estrangulando mi polla….oírla hablar así me ponía tan cachondo que casi era como si anulaba mi voluntad…en ese momento me dijo algo que esperaba que me pidiera de nuevo…pero quizás no tan pronto…

- cuando vas a volver a dejarme follar con él?

La pregunta me pilló de una relativa sorpresa. Pero Marta debió notar como palpitaba mi polla en su mano…

- todavía recuerdo la última vez en la disco, como me cogió y me puso contra la pared sujetándome las piernas, me folló contra la pared, nos mirábamos a los ojos y me la metía cada vez mas fuerte. Que polvazo!!!!

- Ohhhh, mierda, me voy a correr!!!

- No para, dijo estrangulando mas fuerte mi polla y cortando mi corrida.

Cogió el móvil que tenía sobre la mesilla y con la mano libre abrió el guass app. Abrió el Chat de Fran y me lo enseño…

- te parece bien si quedo con él el domingo por la tarde después de la boda?, me dijo mientras ya comenzaba a escribir en el móvil. Luego me enseñó lo escrito…

……. Hola

……. Tienes algo que hacer el domingo por la tarde?

……. He pensado que podíamos quedar

Dejó el móvil en la mesilla y me miró mientras me seguía sujetando la polla. En sus ojos vi lo cachonda que la ponía todo esto y las ganas que tenía de follar otra vez con Fran. Y yo con mi polla a punto de explotar no supe decirla que no…hacía conmigo lo que quería…sonó el móvil, lo cogió…había contestado Fran

……y eso?

……pero quedar solos?

Marta

….. si, los dos solos, en tu casa si te parece bien

Fran

……por mi ok, le parece bien a Luis?

Marta

……si, no problem

Fran

……pues ya me dirás, vete preparando

Marta

……para que?

Fran

……jajaja, para volver bien folladita a casa…


Luego Marta me enseñó el móvil. Me pareció extraño la naturalidad con la que hablaban, como si no hubieran perdido el contacto en esas semanas y ya hubieran estado guatsapeando con anterioridad.

Mi mujer dejó de aprisionarme la polla y comenzó a pajearme mientras no paraba de decirme…

- ummmmm, gracias cariño, no veas que ganas tengo de que llegue el domingo, quiero que vuelva a follarme, quiero que me vuelva a follar…dime que tu también quieres, dímelo…dime que quieres que Fran me folle en su casa…

No tuve que contestar, 20 segundos después de que reanudara su paja mi polla comenzó a expulsar leche en todas las direcciones mientras no dejaba de oír a Marta decirme...

- quiero que me vuelva a follar…quiero que me vuelva a follar!!!!…

Al día siguiente, sábado, era el dia de la boda de una prima de Marta. Me acordé de lo que había pasado la noche anterior y lo recordaba como un sueño pero entrando en el móvil de Marta y releyendo la conversación me di de bruces con la realidad. Realmente no la había dicho que la dejaba follar con Fran nuevamente.

Esperaría a encontrar un hueco durante la boda para hablar con ella.

Mi mujer estaba espectacular cuando terminó de vestirse para la boda. Un vestido de un color amarillo clarito, que resaltaba aún mas el bronceado del cuerpo de Marta, con un escotazo palabra de honor, sin ninguna marca de bikini y la faldita incluso un poco mas corto del medio muslo.

Iba a dar que hablar en la boda. Dudo que alguna entre las invitadas estuviera tan buena y diera tanto morbo como en ese momento me dio mi mujer.

La boda transcurrió con normalidad, para mí las bodas familiares y mas sin son de parte de mi pareja me parecen un total coñazo. Solo estaba deseando que terminara para volver a casa.

Pero en la boda apareció un personajillo, porque no tenía otro nombre, que empezó a dar la nota. Primero con sus continuos gritos y brindis. No pasaba desapercibido. La oveja negra de la familia. El primo Nacho y lo de primo lo puedo decir con doble sentido.

Nacho era un poco por así decirlo la oveja negra de la familia . A sus casi 40 años era primo de la novia pero por el otro lado de la familia de Marta, porque lo que mi mujer y él no tenían parentesco. Su familia había tenido varios negocios y uno que se lo habían traspasado a él lo tuvo que cerrar. Le gustaba mucho la fiesta y las putas. Tanto que al final se casó con una. Mejor era ni preguntar donde había conocido a su mujer aunque era evidente para un putero como él, pero no duró ni un año con ella, enseguida ella le pidió el divorcio y le tocó pasarla pensión a ella y a los dos hijos que ella ya tenía, aparte de quedarse sin uno de los pisos que era de él también.

Vamos una joya, unida a un gran físico de 1,70, regordete, feo y poco pelo en la cabeza, lucía una cadena de oro en el cuello y varios sellos de oro en sus regordetas manos. A la boda había ido sin pareja naturalmente.

Enseguida fue el alma de la fiesta, como le gustaba además hacerse notar, a mitad del banquete ya no llevaba la corbata y llevaba la camisa abierta luciendo su peludo pecho y su cadena de oro. Cada poco se levantaba de la silla.

- vivan los novios…

Y todos le seguían. Hizo no se cuantos brindis. Menudo personaje. Ni me imaginaba lo que iba a pasar con él durante la noche.

Cuando fuimos a entrar al baile nos le encontramos en la puerta. Él nos saludó…

- hola Marta cuanto tiempo…estás muy guapa…

Ya de primeras lanzó una mirada a mi mujer que hizo que no me sintiera muy cómodo. Aunque hay que reconocer que Marta con ese vestido estaba espectacular. Como se la marcaban las tetazas, esa faldita tan corta…

- hola Nacho, mira este es mi marido Luis…

- ah si, ya le conocía, es verdad que ya os casasteis no?

- Si, hace un par de años…

Ellos se dieron un par de besos y nosotros nos dimos la mano, lo típico. Entramos al baile y ahí ya fuimos con él directos a pedir una copa. Justo empezaba un pasodoble y Nacho me dijo…

- venga saca a bailar a tu mujer que si no la saco yo eh?, jajaja

Yo que estaba justo pidiendo, le dije que en lo que nos acababan de poner las copas no me importaba que sacara a bailar a mi mujer. Así que allí me quedé yo mientras nos ponían las tres copas viendo como Nacho sacaba a bailar a Marta.

Marta con los tacones era un poco mas alta que él, el muy cabrón puso la mano en la cintura de mi mujer muy cerca de su culo. Aunque tampoco hizo nada. Pero no dejaba de decir cosas al oído de mi mujer que le reía las gracias.

Ese fue el primer baile que se marcaron juntos, después de tomarnos la segunda copa ya vinieron y se despidieron los padres de Marta. Ya iba quedando menos gente, sobre todo nos íbamos quedando los mas jóvenes.

Otro bailecito agarrado. Saqué yo a Marta a bailar y nos cruzamos con Nacho que bailaba con otra chica amiga de la novia. Cambio de parejas.

Y ahora fue Marta la que le cogió a Nacho y se puso a bailar con él. Yo me quedé con la amiga de la novia, que por cierto estaba bastante buena y no conocía de nada. Pero mas que estar pendiente de ella estaba pendiente de el tonteo de mi mujer con Nacho.

No sé si serían las copas o que, pero la situación y el verlos bailar juntos me empezó a dar morbo.

Cuando terminó el baile Marta vino hacia mi con Nacho.

- oye Luis vamos a pedir otra copa, te traigo una?...

- si, vale…

Y se fue con Nacho a la barra a pedirse otra copa. Yo me senté a descansar un poco mientras veía a los demás de la fiesta bailar. A lo lejos observaba a Marta en la barra con Nacho. Parece que se lo estaban pasando muy bien. Estaban entretenidos en la conversación.

Yo seguía sentado viéndoles hablar. Me habían pedido una copa pero no me la habían traído. Ellos se estaban bebiendo la suya y la mía estaba en la barra. Me pareció que mi mujer empezaba a arrimarse mas a él.

Joder ya le estaba haciendo lo de frotarle las tetazas en el brazo mientras hablaba con él. Menuda zorra estaba hecha Marta, ya no se cortaba ni en una boda de su familia.

Me imagino lo que estaría pensando el personaje este, menuda zorra de tía, aquí me está pasando esos melones por el brazo y el maridito ahí sentado esperando la copa. Quiso tantear un poco mas a mi mujer y la pasó la mano por la cintura mientras hablaban, luego con la mano que tenía la copa la movía al hablar y un par de veces rozó con ella también las tetazas de Marta.

Al poco se acercaron donde estaba yo y me trajeron la copa. Luego saqué a Marta a bailar y así hablar un poco con ella

- me está dando morbo verte con el tío ese…no sé porque

- ya lo sé cariño, me dijo Marta…que te crees que no te conozco?...he elegido de maravilla para que la tengas dura, bajito, feo, creido, con esos anillos, joder que pintas y putero…no le falta de nada…seguro que te da morbo que pueda hacer algo con él verdad?

- Marta tranquilízate un poco…que ya sabes que me corto mucho cuando está la familia por el medio…

- No te preocupes, solo déjame jugar un poco con él, me dijo poniéndome cara de niña mala…

Cuando terminó el baile de la boda, luego nos fuimos a otro local. Ya quedábamos mucha menos gente. En cuanto entramos al sitio nos vino Nacho, también estaba el otro primo de Marta el jovencito de 20 años de la universidad.

- ehi Luis, Marta venir para acá…vamos a tomar otra copita…

Yo la verdad es que no estoy acostumbrado a beber tanto y ya me estaban empezando a afectar. Se fueron Marta y Nacho a pedir y yo me quedé hablando con el primo joven de Marta.

Cuando me giré hacia mi mujer vi que ya le estaba rozando de nuevo con las tetas. Se había puesto detrás de él mientras pedían.

Luego vinieron donde estaba yo con el primo joven y mientras yo hablaba con él, Nacho se lo pasaba en grande hablando con mi mujer.

A pesar de todo lo dicho tengo que reconocer que el tío era simpático, una cosa no quita la otra. Es un tío con el que no te aburres al salir de fiesta.

En cuanto empezó a sonar una canción de salsa ya no me pidió permiso para bailar con mi mujer. Salieron a la pista y no se cortaron un pelo. Era evidente que a mi mujer la gusta ser el centro de atención aparte que ya llevaba unas cuantas copas encima igual que yo y que Nacho.

Yo seguía hablando con el primo joven viéndoles bailar. Se me empezó a poner dura de ver como cogía a Marta por la cintura e intentaba pegar su cuerpo al de mi mujer, aunque de momento ésta le rechazaba. Luego la dijo algo al oido. Seguro que ya la estaba entrando a mi mujer. O por lo menos eso me imaginaba.

Y yo delante con mi polla despertando en los pantalones.

Ya era tarde y la gente se iba yendo para casa. Se despidieron los novios y ya mucha gente también se fue. Entre ellos el primo pequeño de Marta. Apenas quedábamos un grupito pequeño de los que casi no conocía a nadie.

- bueno con lo bien que lo estábamos pasando, dice Nacho…parece que esto se acaba…

Justo se acerca uno de los chicos que quedaba y nos dice que si vamos al …. Que había mucha fiesta. Ya eran casi las 6 de la mañana. Nosotros aunque no les conocíamos les dijimos que sí.

Al final no sé como, pero terminamos en un taxi, Marta, Nacho y yo. Cuando entramos a la disco encontramos a un par de chicas y a un chico que habían estado en la boda. La verdad es que el sitio era grande y tenía bastante gente.

No les conocíamos de nada, eran amigos del novio parece ser, luego se nos unieron otros 5 amigos del novio. Total que al final hicimos un grupito de unas 10 personas.

Marta se llevó a Nacho a la barra a pedir otra copa. Tardaron en volver unos minutos, en cuanto llegaron Marta se me puso al lado y me dijo al oido…

- bueno ya está cariño…he conseguido que me toque el culito…

Me da igual que mi mujer haya follado con otros, estas pequeñas cosas me siguen dando un morbo tremendo. Incluso casi es lo que mas me pone. Me contó luego Marta que cuando fueron a pedir, le restregó bien las tetas por todo el cuerpo, que se pegó a él, también sus caderas en contacto…vamos haciendo de calientapollas con Nacho. Ella le dio pie para que él la cogiera de la cintura y en cuanto lo hizo empezó a moverse al son de la música hasta que la mano de Nacho fue deslizando hasta su culito.

Incluso siguieron luego hablando en la barra como si nada mientras él la sobaba el culo. Luego ya mi mujer le dijo una de las frases que siempre dice al otro cuando está zorreando, yo creo que se pone mas cachonda al decirlo…

- oyes que estoy casada…además mi marido está aquí mismo…pero al decirle esto no se molestó en quitar la mano de Nacho de su culo, le dejó que se lo tocara unos segundos mas.

Cuando volvieron donde estábamos nosotros Marta me lo contó que ya la había tocado y lo que le había dicho. Yo toqué el culo de mi mujer, pensando en lo que debía haber notado el putero de Nacho, el vestido era tan fino y tan corto, se pegaba a la piel de Marta de una manera muy sensual, además el calor que hacía facilitaba esta tarea, se notaba al tacto el tanga de mi mujer a través del vestido.

El que Nacho la acabara de sobar el culo ya la había puesto fuera de si a Marta. Notaba el calentón que llevaba mi mujer. Pero ella misma me lo acabó de confirmar diciéndome…

- no hago mas que pensar en que mañana me vas a volver a dejar follar con Fran…llevo ya un buen rato muy caliente…y ahora además que Nacho me acaba de tocar el culito…no veas como me ha puesto…

Justo en ese momento mi mirada se cruzó con la de Nacho. Podía leerle lo que estaba pensando “anda cabrón que acabo de tocar el culo a la calientapollas de tu mujer, seguro que se muere de ganas porque me la folle cornudo, menuda puta tienes en casa”.

Marta buscó una nueva excusa para irse con Nacho. Él dijo que se iba al baño y Marta dijo que como había tanta gente que la esperase así iban juntos. Entre la multitud de gente los dos se fueron metiendo poco a poco. Nacho iba pegado al culo de Marta hasta alcanzar la zona de los baños. Como Nacho parece que se quedaba atrás alguna vez Marta le dio la mano para que no se separaran, la verdad es que había mucha gente.

Y así a lo lejos y cogidos de la mano les vi desaparecer camino de los baños de la disco…

........................................

Otra vez en los baños de la disco pensé. No creí que se la fuera a follar, era un tío que no conocíamos mucho y además primo de su prima, no eran familia pero sus familias estaban en contacto.

Sin embargo yo estaba excitado como siempre que mi mujer me deleita con estos juegos suyos de dejarse sobar como una zorra en cualquier sitio.

Como 15 minutos mas tarde volvieron del baño, ya traían otra copa de la mano, yo les dije que ya no quería beber mas. Miré a Marta su cara haber si me decía algo de lo que pudiera haber pasado, ella me devolvió la mirada, notaba lo excitada que estaba a través de sus ojos.

Marta ya no se separó de mi lado en lo que quedaba de noche, por lo que si había pasado algo tenía que haber sido en el momento ese que se fueron al baño solos.

Ya cuando cerraron decidimos irnos para casa, nos despedimos de todos y de Nacho que nos dijo que se lo había pasado muy bien esa noche.

Cogimos un taxi para casa. Ya era casi de día cuando llegamos, estábamos muy cansados, pero la excitación que yo llevaba podía con él. Quería que Marta me contara lo que había pasado con Nacho. La dije que me apetecía mucho follarla con el vestido ese, que me había estado poniendo cardiaco todo el día.

Nos fuimos al dormitorio, yo todavía llevaba puesta la camisa y la corbata, Marta me desabrochó el pantalón y bajándomelo un poco me tumbó en la cama, luego ella se puso sobre mi. Puse las manos en su culo a través del vestido, nos comenzamos a besar y yo estaba que no podía mas.

Quise sacar las tetazas del vestido pero Marta no me dejo, solo se subió un poco la falda y se sentó sobre mi paquete, ahora tenía las manos sobre los cachetes de su culo. Los dos estábamos con un buen calentón…

- vamos puta…vas a decirme lo que has hecho con Nacho?...te ha sobado bien eh?...

- siiii…ha metido mano a tu mujercita…y le he dejado…no sé porque ese tío me ha dado tanto morbo…pero no he podido resistir que me sobara como a una zorra, esto te gusta?

- Ummmm….siiii….que ha pasado cuando habéis ido a los baños?...ese tío entiende bastante de putas…jejeje…te ha tratado como a una puta?...

Yo no sé porqué aquellas palabras encendieron mas a mi mujer. Había dado con la tecla. Eso es lo que le daba morbo de aquél tío. Por su aspecto era difícil pensar que pudiera follarse a una mujer sin pagar. Solo había que ver las pintas que llevaba, con esas cadenas y esos anillos. Que pintas de putero…y sin embargo sin tener mucho trato con él, en una noche una prima de su prima y además casada le había hecho de calientapollas y se había dejado sobar delante de su marido…

Marta me sacó la polla y apartándose un poco el tanga se dejó caer y se la fue introduciendo poco a poco en su coñito…

- eso te hubiera gustado?...que me hubiera tratado como a una puta?...me dijo Marta cada vez mas excitada y empezando a follarme encima de mi…

- siii…como a una puta…eso seguro que te hubiera puesto mas cachonda, eres una zorra de mierda!!!

- Ummmm….siiii…hubiera sido su putita y lo sabes…

- Vamos puta…dime que te hizo ese cabron…te folló también en los baños?...contigo no hubiera tenido que pagar…él no sabía que te encanta dejarte follar en los baños…

- Que cabrón eres…pues no me folló en los baños…cuando salí del servicio me estaba esperando fuera…quería volver conmigo donde estábamos todos, querría volver a pegarse a mi culo para que sintiera su polla como hizo mientras íbamos al baño…

- Joder Marta como me pones…sigue…que pasó luego…

- Nos pusimos a hablar allí un poco separados, en un sitio oscuro…me empezó a contar lo de su ex mujer, su separación y tal…y yo rozándole con mis tetas todo el rato, pensando para mi “venga cabrón deja de contarme tu vida que no me interesa y méteme mano como a una de tus putas”

- Estabas caliente verdad zorra?

- Siii…mucho…con la de copas que he tomado además…apenas escuchaba lo que me decía, solo pensaba venga vamos tócame joder…y yo cada vez mas pegada a él hasta que me cogió de la cintura y me volvió a tocar el culo como había hecho antes…

- Y eso te gustó?

- Todavía me puse mas a mil…le rocé mas fuerte con las tetas en su brazo y luego le miré mientras seguía hablándome…estaba excitadísima…era una mezcla de todo, el alcohol, saber que era el putero de la familia, que me estaba sobando como a una puta, pensando en que mañana me iba a follar otra vez Fran…no sé allí apartados me dejé llevar, empecé a mover el culo suavemente sobre su mano…luego le miré a los ojos como diciéndole “vamos cerdo, eso es todo lo que sabes hacer?”

- Sigue…

- Parece que rápido captó la indirecta, porque no tardó nada en bajar la mano por el culo y luego en meterla por debajo del vestido…no veas como me puso eso…noté sus manos y sus anillos en mis muslos, no tardó nada en llegar a mi coño…le pasé un brazo por encima del hombro para pegarme mas a él, me apartó el tanga y me acarició, debió notar lo mojada que estaba…

- Vamos sigue follándome puta…me estás volviendo loco…que mas…sigue…

- Enseguida me quiso meter los dedos, abrí un poco las piernas para dejar que lo hiciera, no veas como estaba…me metió dos dedos en el coño y luego me preguntó “y cuantos tiempo llevas casada?”…le miré entrecerrando los ojos y moviendo suavemente las caderas al ritmo que metía los dedos y le dije “casi dos años”, le dejé un poquito mas, unos segundos y luego separándome de él le dije que volviéramos ya con todos, que tu me estarías esperando…

- Menuda zorra, le dejarías con un buen calentón…ummmmmm….

Marta siguió follándome, cabalgándome cada vez mas deprisa, la solté un par de azotes en el culo y seguí disfrutando de ese polvo como hacía tiempo que no la echaba, el llevar yo también unas copas de mas me facilitaba que no me corriera tan rápido como siempre, me daba mucho morbo follármela con el vestido que había llevado puesto durante la boda…

- pues si, se quedaría con un buen calentón como yo…dijo Marta…espero que me dure hasta mañana cuando quede con Fran…


Oir solo el nombre de Fran hizo que mi polla se pusiera mas dura…

- tengo muchas ganas de follar con él…me gusta que me folle y luego contártelo todo…sé que eso te vuelve loco…

- Marta me da miedo que te encoñes con él…

- No te preocupes, yo solo te quiero a ti, de él solo quiero su polla, quiero que me haga sentir como la putita de su amigo…eso es lo que me da morbo, estar casada contigo y follar con él, no lo entiendes?....no deja de ser nuestro juego…

- No sé Marta…

- Shhhhh…calla, todavía veo que tienes dudas…sin embargo me sigues dejando follar con él…yo quiero que lo disfrutes como yo…verte seguro de esto…mañana vamos a hacer una cosa…

- El que?...

- Quiero que participes también…pero de una manera especial…para saber que aceptas y te gusta que yo folle con él….dijo ella

Marta incrementó el ritmo de su follada, yo estaba a punto de echar toda la leche dentro de su coño…

- me vas a llevar tu a su casa en el coche…y luego te vas a quedar esperando debajo mientras follamos, eso te va a volver loco de deseo…no vamos a tardar mucho…un par de horas…y tu me vas a esperar dentro del coche y luego me vas a llevar a casa…durante el camino a casa sabrás que me ha follado tres o cuatro veces y tu llevarás la polla dura todo el rato…

- Marta me voy a correr…Martaaaa…

- Shhhh…venga dímelo, dime que me vas a llevar tu a los encuentros con Fran…

- Siiiiiiiiiiii….ahhhhhhhhhhhh…..me corrooooooooo!!!!!!!!!!! .....siiiiiiiiiiiiii………..siiiiiiiiii…..puta………..si iiiiiiiiii………. yo te llevo putaaaaaaaaaaaa!!!!!!!!

No pude aguantar más. Haber escuchado lo que me proponía Marta me había vuelto loco de excitación. Me corrí como una bestia dentro de ella. Sin embargo la que no se había corrido era Marta…todavía jadeando encima de mi me dijo al oido…

- joder me has dejado justo como yo quería… con todo el calentón para follar con él…

........................................

Al día siguiente nos levantamos bastante cansados y además habíamos quedado con los padres de Marta para ir a comer a su casa. Menudas ganas encima con el calor que hacía.

Sobre las 14.00 o así nos pusimos en marcha, Marta ya tenía algunos guatsapp de Fran haber a que hora iba a ir a su casa aunque no le contesto. Pensé que se podría echar atrás.

Nos duchamos y nos pusimos informales para ir a comer, Marta una minifaldita veraniega bastante corta y encima una camiseta blanca de tirantes anchos sin escote pero no llevaba sujetador lo que hacía que sus pezonazos se marcaran de una manera increíble debajo de la camiseta. Antes se había puesto un tanguita negro semi transparente, me hacía gracía que Marta que no solía usar esa prenda ahora cada vez los usaba mas a menudo.

En menuda zorra se había convertido.

Mientras íbamos en el coche Marta comenzó a chatear con Fran, iba con los pies apoyados en el asiento…

- le he dicho que sobre las 18.00 o así me paso por su casa…

Yo no dije nada.

Estuvimos comiendo tranquilamente en el patio de los padres de Marta, después me quedé durmiendo la siesta en uno de los sillones de dentro de la casa. Mientras se me cerraban los ojos, Marta no se que le explicaba al padre del ordenador portátil y le estaba haciendo una limpieza de virus. Estaban los dos sentados en otro sofá. Me miró por encima de las gafitas y me recordó a la escena de Eyes Wide shut cuando le mira al marido.

Parecía que no había roto un plato y yo solo veía sus pezones a través de la camiseta y oía su voz en mi cabeza…

- quiero que Fran me vuelva a follar…quiero que Fran me vuelva a follar….

Si supieran sus padres lo que iba a pasar después de que nos fuéramos de su casa. La iba a llevar a casa de Fran y la iba a dejar allí para que otro tío se la follara. Que pensarían sus padres de ella?...y de mi?...dejarla follar con otro como un puto cornudo…

Pensando esas cosas se me puso medio dura a la vez que se me cerraban los ojos…

Sobre las 18.00 de la tarde así Marta me despertó de la siesta, estaba tan cansado que me había quedado como un tronco.

- venga vamos que nos tenemos que ir…

En el camino a casa de Fran apenas nos dijimos nada, pero la tensión sexual se cortaba con un cuchillo. Ella estaba excitadísima pero yo tenía un cosquilleo también en el estómago y en mi polla.

La acaricié la mejilla y Marta se dejó hacer, luego mientras conducía metí el dedo gordo en su boca y ella lo chupó mirándome a los ojos.

Cuando llegamos a casa de Fran, Marta me dejó su móvil y me dijo que había estado chateando con Fran durante la tarde por el guats app cuando yo siesteaba...

- mientras esperas puedes leer lo que hemos estado hablando durante la tarde si quieres…y luego me dio un muerdo y se bajó del coche.

Aparqué en la sombra y bajé un poco las ventanillas para que corriera el aire. Justo en ese momento Marta entraba en el portal de Fran. Bajé de nuevo la vista al móvil y abrí la conversación de Fran y Marta…fui cargando los mensajes anteriores hasta que empezaron a hablar a las 16,13 horas hasta las 17,51 en la que se despedían.

No tengo la conversación grabada lógicamente pero si frases que se me quedaron en la cabeza…

- vas a venir no?

- Si, si que es que hemos venido a comer a casa de mis padres…

Luego estuvieron hablando alguna bobada de que tal la boda y eso y luego se empezó a calentar la conversación…

- no veas como estoy ya pensando en que vas a venir, me dijo Monique para quedar hoy pero la dije que prefería quedarme en casa solo…

- yo también tengo bastantes ganas ya, contestó mi mujer…

- cuanto tiempo puedes quedarte?, dijo Fran

- un rato…lo suficiente, jejeje

- no puedo dejar de pensar en tus tetas, si vieras ya como la tengo….

- ummmmm, contestó mi mujer…resérvate para luego…

Los últimos 20 minutos de conversación ya estaban los dos fuera de sí poniéndose toda clase de cosas…

- dime que estás cachonda Marta…

- ya sabes que si…contestó mi mujer

- cada vez tengo la polla mas dura, en cuanto vengas te voy a follar como un animal…te estás ya tocando?

- Jajaja, no puedo…está Luis dormido aquí en el sofá de al lado y mi padre a mi lado también medio dormido viendo la tele con los ojos cerrados…

- Ummmm que niña mas mala…tócate un poco las tetas para mi, aunque no sea mas

- Eso quieres?...ummmm…ya lo hago…sabes?...no llevo suje hoy…

- Joderrrrrr, que ganas de que vengas ya…te pone cachonda tocarte las tetas en medio de tu papi y tu maridito?

- Jajaja, que malo eres…

- Seguro que sí…levántate al baño un momento…dijo Fran

- Espera…ya…

- Cierra la puerta…vale súbete la falda, venga tócate un poco, lo haces?

- Sabes que si…

- Eso me gusta que hagas todo lo que te digo…sabes que te voy a follar cada vez que quiera no?...eso te pone mas caliente…

- Ya no puedo esperar mas…

- Espera dijo Fran…sigue tocándote, oye Marta te voy a llamar por teléfono, descuelga pero no hables, solo quiero oir tu respiración…

Rapidamente fui al historial de llamadas, joder el cabronazo la había llamado de verdad a las 17,49, apenas había durado la conversación 50 segundos….luego ya se despidieron. Marta estaba ya fuera de sí. Debía tener el tanguita empapado.

Cuando terminé de leer todo mi polla no podía estar mas dura. Me corrían gotas de sudor por la frente y me temblaban las manos. Releí la conversación varias veces. Mi polla no perdía un ápice de su dureza.

Me daba morbo esa seguridad con la que Fran hablaba a mi mujer y esta accedía a todo lo que él la pedía. Era increíble. Y además se notaba lo calientes que estaban los dos. Por la conversación que habían tenido debían de estar follando como auténticas fieras.

Una hora y media mas tarde vi salir a Marta del portal. Entró en el coche, en sus mejillas lucían unos buenos coloretes de sofoco, llevaba la melena algo despeinada y su rostro reflejaba una tranquilidad y satisfacción como si se hubiera pegado un chute de heroína o algo así.

Lo que se había pegado era un buen chute de sexo…

........................................

Arranqué el coche y nos fuimos a casa, en cuanto nos pusimos en marcha pues la típica pregunta…

- que tal?...

- ha estado muy bien…me dijo Marta…muchas gracias Luis por dejarme hacer esto…y tu que tal, se te ha hecho larga la espera?, me dijo mi mujer con una sonrisilla maliciosa mientras me sobaba el paquete…

- tu que crees?...no puedo esperar a llegar a casa, me va a explotar la polla…

Marta volvió a sonreírme mirándome con cara de puta y a la vez que yo conducía me iba tocando el paquete con mucha ternura. Como si mi polla fuera lo mas frágil de este mundo, notaba la yema de sus dedos recorriendo el tronco de mi rabo de arriba abajo y de abajo a arriba.

Me costó llegar a casa con el estado de excitación que llevaba. Me era difícil conducir. No me imaginé que el estar tanto tiempo esperando mientras mi mujer follaba con Fran me iba a proporcionar semejante calentón.

Era una tensión que se me había ido acumulando en e estómago y en la polla y ya no podía retenerlo mas tiempo. Lo tenía que sacar todo hacia fuera.

- no puedo aguantar mas Marta…no puedo mas, dije arrastrando del brazo a mi mujer hacia el sofá en cuanto entramos por la puerta de casa…


En cuanto nos sentamos me saqué la polla y Marta me la cogió. Acerqué mi nariz a su cuello y a su cara. Quería ver el olor a sexo que desprendía su cuerpo.

No tuvo que esforzarse lo mas mínimo, 20 segundos después de comenzar su paja mi polla estalló en un orgasmo sublime, echando leche por todos los lados mientras Marta me decía al oido…

- te vuelve loco que folle con Fran verdad?...voy a seguir follando con él cada vez que me llame y tu me vas a llevar a su casa…

Durante aquella semana prácticamente follamos todos los días. El domingo que había pasado todo Marta estaba tan cansada que no entramos en detalles. Tan solo me hizo la mini paja con la que me corrí. Pero luego a lo largo de la semana me fue contando lo que había pasado con Fran mientras yo esperaba en el coche.

En cuanto entró en su casa Fran ya debía encontrarse con un buen calentón. Se sacó la polla y obligó a mi mujer a que se la chupara bien. Luego con Marta sentada en el sofá él se puso de pie y cogiendo a Marta por la cabeza literalmente la folló la boca y cuando estaba a punto de correrse se sacó la polla y disparó su leche por toda la cara de mi mujer.

Os podéis suponer después de esto el estado de calentón que ya podría tener Marta. Después de dejarse sobar en la boda como una zorra, el polvo que con el que yo la había dejado a medias y durante esa tarde mandándose mensajitos calientes con Fran, ahora se la corría en la cara.

Le limpió la polla con la lengua, me imagino a mi mujer con el calentón que llevaba mamando como una desesperada su polla flácida. Cuando la volvió a tener dura Fran desnudó a Marta, se puso encima de ella y comenzó a golpear con su polla en el mojadísimo coño de mi mujer.

Me dijo Marta que estaba tan fuera de sí abierta ante él, que en ese momento incluso se hubiera dejado follar sin condón, (esto me lo suele decir mucho para ponerme mas caliente) Que cuando lo sacó del bolsillo sintió una pequeña decepción, pero no pudo pensar nada más, cuando volvió a mirar hacia él su polla ensartada en la goma apuntaba desafiante hacia su rajita…

- métemela por favor, métemela, no puedo aguantar mas, fóllame!!! …le suplicó Marta…

Cada vez que me contaba esto me ponía a mil. Mi mujer rogando a aquel cabrón que se la metiera.

Luego se la estuvo follando un buen rato, me dijo Marta que estaba tan mojada que incluso Fran se lo dijo…

- joder se me están mojando hasta los huevos…estás empapada!!!!

Marta le contestó…

- ni se te ocurra sacarla hasta que te corras…no dejes de follarme hasta que te corras!!!!!!

Y después de esto tuvo su primer orgasmo y luego otro más mientras Fran seguía taladrando su coño. Un rato mas tarde Fran no pudo mas y se corrió dentro de mi mujer.

Una vez recuperados hicieron un 69 un buen rato, con Marta sentada sobre su cara mientras le comía la polla y se le volvía a poner dura. Luego se la folló a cuatro patas azotando su culo. Finalmente se corrió sobre sus nalgas y cuando terminó volvió a meter la polla en la boca de mi mujer para que se la dejara bien limpia.

La sesión de sexo había terminado.

Cuando Marta salía de su casa, Fran la dijo…

- me encanta follarte, correrme en tu cara y que me la chupes…pero la próxima vez que vengas te la voy a meter en el culo…no va a hacer falta ponerme un condón…te voy a dar por el culo!!!!...quiero que seas mía por completo…

........................................

Había empezado ya agosto y Marta estaba cachonda todo el día. No tuvo que pasar mucho tiempo para volver a follar con Fran.

Cinco días mas tarde de su último encuentro, era viernes, Marta y yo nos fuimos a pasar la tarde a un centro comercial. Se puso unos mini short vaqueros y una camiseta roja de tirantes finitos con un súper escote.

Estuvimos de compras y luego cenando una hamburguesa. Desde luego que Marta no pasó desapercibida con ese pedazo de escote que llevaba. Mas de uno se quedó mirando sus tetas y otros se giraron haber que tal culo tenía la tetuda con la que se acababan de cruzar.

A mi ir a un centro comercial me pone caliente también. Se me junta un poco todo, está lleno de tías buenas y luego aparte como los otros chicos se comen con la mirada a mi mujer.

Cuando estábamos en la hamburguesería, serían sobre las 21.00 de la noche, Marta recibió un guataspp de Fran…

- hola…que tal estas?....por donde andas?

Marta le contestó…

- me he venido con Eva al centro comercial equ….estamos cenando una hamburguesilla…y tu que?

- Pues nada hija, aquí aburrido en casa, dijo Fran…pensando haber cuando vas a volver a hacerme una visita, jajaja

Ella me enseñó el móvil. En cuanto la miré a la cara adiviné su pensamiento…no se porqué me ví dentro de 30 minutos esperando en el coche mientras ella recibía la polla de Fran por el culo.

No estaba equivocado.

Mientras se relamía el ketchup de sus labios me miró con cara de niña buena…

- Luis estaba pensando que…ehhh….me podías acercar a su casa…que te parece?...te prometo no tardar mucho…

- Joder Marta…

- Es que no sé que me pasa…llevo toda la semana que ya sabes, me apetece a todas horas, bueno y a ti te pasa igual no?...

Marta cogió el móvil y comenzó a escribir sin esperar a que yo dijera que si….

- venga ahora en cuanto deje a Eva en casa me paso a verte…pero tiene que ser rápido que le he dicho a Luis que en media hora estaba en casa…

No tardó Fran en contestar…

- ummmmmm

- que ganas te tengo…

- así me gusta que en cuanto te llame vengas a verme…

Luego me enseñó la conversación y mi polla se puso dura al momento. Terminamos de cenar a toda prisa. Marta tenía prisa. Bajamos al parking del centro comercial y antes de subirnos en el coche, apoyé a Marta contra la puerta del pasajero y la dí un buen morreo, solo para que supiera lo cachondo que yo también estaba.

Era un pelele en sus manos. Y mi polla pensaba por mi…

Llevé a mi mujer a casa de Fran. Iba a dejar que se la follara otra vez. Me dio un beso rápido antes de bajarse del coche, solo la pedí una cosa…

- oyes Marta hoy no le dejes por detrás…por favor…y no tardes…


Ella me guiñó el ojo, me hizo una caricia en la cara y luego se bajó del coche. 20 minutos mas tarde la vi de nuevo salir del portal de casa de Fran. Se subió al coche…

- ummmmm, dijo colocándose el pelo…ha sido uno rapidito…y me dio un muerdo…

Solo de pensar que esos labios que me besaban posiblemente hubieran estado chupando la polla de Fran hizo que me empalmara como un loco. Además veía a Marta con un buen calentón.

Seguramente el encuentro tan breve con Fran la había dejado mas cachonda.

Llegamos a casa y entramos besándonos como dos adolescentes excitados. Entramos en la habitación y nos desnudamos a toda prisa desesperados por follar.

No tardé nada en preguntar a Marta que es lo que había pasado mientras metía dos dedos en su coño y ella a la vez me pajeaba como una loca…

- dime que habéis hecho…te ha follado bien?...vamos dímelo!!!

- Ummmm….no ha estado nada mal…le he dicho que tenía prisa que teníamos que ir al grano…

- Y hoy no se la has chupado?...

- Lo mismo me dijo él…que aunque tuviera prisa tenía que chupársela…me había ofrecido algo de beber en la cocina, no llevaba un minuto en su casa y ya tenía su polla en la boca…

En cuanto me dijo esto comenzó a darme un morreo en plan guarro pasando su lengua por toda mi boca. Aquello hizo que me pusiera mil. Incluso me parecía que los labios de mi mujer estaban mas calientes. Morrear aquella boca de Marta que acababa de mamar la polla de Fran fue una experiencia indescriptible…

Como suponéis no iba a poder aguantar mucho tiempo besándome con Marta mientras ella me pajeaba a una buena velocidad. Me puse encima de ella y de un solo golpe se la metí en su empapado coño.

- te gusta follarme después de que lo haya hecho Fran?, me dijo Marta…

- siii….ummmm…joder lo tienes mas abierto puta..

- ah si?....ummmm….no se que me pasa con él, tengo ganas a todas horas de que me folle…

- eres una puta…dime que te folla mejor yo…dije embistiéndola con fuerza…quiero oírtelo decir…

- ohhhhh siiiiii…sabes que él me folla mejor…siiii…él lo hace mejor…

- joder que zorra eres!!! …vas a hacer que me corra….dime como te la ha metido hoy…dime como te ha follado cacho puta!!!!!!!!

- allí mismo en la cocina después de chupársela, le he puesto yo misma el preservativo y como tenía que ser rápido me ha bajado el short y las braguitas a la vez y me ha puesto de espaldas contra la encimera de la cocina….

- Y te ha follado así?

- Siii….me ha dicho que abriera bien las piernas para metérmela desde atrás…que otro día con mas calma me iba a follar el culo…no ha tardado nada en meter su polla dentro de mi…

- Te ha follado bien?...seguro que si...ese cabrón me está dejando bien follada a mi mujercita…

- Claro que me ha follado bien, cogiéndome fuerte por la cintura y dándome duro…ummm…esta cachondísima sabiendo que estabas esperándome además….le he dicho que no parara de follarme hasta que se corriera dentro de mi…

Me imaginé la escena de Marta en la cocina de casa de Fran, con los shorts y las braguitas en los tobillos, inclinada hacia delante, recibiendo las embestidas de Fran, follándosela fuerte y el sonido de sus cuerpos chocando, me imagino la visión de Fran del culo de Marta y lo que estaría sintiendo metiéndosela así desde atrás…haciendo gemir a mi mujer y no parar hasta correrse dentro de ella mientras la sujetaba mas fuerte de la cintura y clavando su polla hasta el interior de Marta…

- me corro Marta…me corroo….te has corrido con él guarra?

- Ummmmm siiii, pero solo una vez…he bajado casi mas caliente que cuando he subido…eso es cariñito…córrete dentro de mi, échame tu leche dentro e imagínate que es Fran el que lo hace…

- Ahhhhhhhhh….ahhhhhhhhhh….me corrooooooooooo zorraaaaaaaaaaaaaa!!!!!!!!!!!!!

Y dejándome ir eyaculé dentro de Marta. Una corrida fantástica dentro del coño de mi mujer, sabiendo que unos minutos antes era Fran el que se la había estado follando.

Pero Marta no estaba satisfecha todavía. Se quedo abierta de piernas en la cama. Tenía el cuerpo sudoroso, por el canalillo de sus tetazas corrían gotas de sudor. Me tumbé a su lado para observarla. Bajó la mano hasta su coñito y comenzó a masturbarse, veía como mi leche salía de dentro de ella, pero Marta estaba a lo suyo. No me miró. Solo estuvo un par de minutos masturbándose hasta que levantando las caderas y apretándose uno de sus pezones se corrió como una cerda. Era como si yo no estuviera.

Cuando terminó se giro hacia mi y me dio un beso…

- ummmmm…que bueno Luis….( no se si lo dijo por el polvo que la había echado yo o por el dedazo que se había hecho ella).


Lo que sí que se es lo caliente que estaba mi mujer. Ese mes de agosto solo tenía ganas de follar a todas horas. Estaba insaciable.

Y al día siguiente de esto, el sábado habíamos quedado con el grupete de amigos, hacía tiempo que no salíamos todos juntos…Marcos volvía a entrar en escena…

........................................

Quedamos el grupito de amigos para salir de fiesta el sábado. Solo faltaba Fran que ya os dije que desde que habíamos vuelto de las vacaciones se había desentendido un poco del grupo.

Marta se puso un vestidito de flores veraniego de tirantes finos, sin escote y con una falda normal hasta medio muslo, lo estrenaba ese día. Yo pensé que no iba a tener muchas ganas de fiesta después de que el día anterior hubiera follado con Fran.

Pero estaba equivocado.

Mi mujer estaba mas caliente de lo normal, llevaba unos días totalmente descontrolada. No sé si tendría algo que ver el hecho de que se hubiera quedado sin trabajo y estaba como sin ningún estress. Solo se preocupaba de jugar al padel y de follar. Y tenía ganas a todas horas. En las dos cosas.

Nos sentamos todos los amigos en una terracita y estuvimos un rato tomando un par de copas tranquilamente mientras charlábamos. Quedamos en que al día siguiente nos podíamos acercar a una playa de Santander a pasar el domingo.

Como teníamos que madrugar la gente se recogió rápido y al final acercamos a Eva a su casa. Nos quedamos como siempre Marcos, Marta y yo.

Marcos nos dijo que como hacía tiempo que no nos veíamos podíamos ir a una discoteca que hay cerca de su casa a tomar una última copa.

Tampoco era muy tarde y entramos con él. No estaba mal de gente pero no estaba abarrotada como suele estar normalmente.

Nos dirigimos a la barra y ellos se pidieron una copa y yo un botellín de agua. Estuvimos hablando un poco de lo que había pasado entre Fran y Eva y el posterior comportamiento de Fran con ella.

Poniéndonos como quien dice un poco al día.

Después de los últimos encuentros que habíamos tenido con Marcos parece que la cosa como que se había enfriado un poco, pero notaba el deseo con el que miraba a Marta y como se devoraba a mi mujer con los ojos en los que veía un atisbo de esperanza de que esa noche pudiera pasar algo con ella.

Había que romper el hielo de nuevo.

Pero Marcos después de las copas de la terracita y ahora con las de la discoteca ya iba un poco suelto y no dudó en piropear a mi mujer sin cortarse un pelo en que yo estuviera delante…

- estás preciosa Marta…se te ve muy guapa, no sé si será lo morenita que estás o que…pero vamos que te está sentando muy bien el verano…

Yo le seguí un poco el rollo…

- pues si está muy guapa, es que como ahora la tengo todo el día haciendo deporte…jejeje, esto también se nota, cada vez está mas durita…dije yo dando una palmetada el trasero de mi mujer por encima del vestido…

- ah si? Haber haber…dijo Marcos acercándose y tocando el culo de mi Marta delante de mi, como comprobando si estaba mas duro…


Marta no dijo nada, solo se dejó hacer mientras palpábamos para comprobar la dureza de su culo…

- bueno vale ya que os estáis poniendo las botas dijo Marta…que, se me nota el padel y el gim o no?...le dijo a Marcos…

- yo creo que si, dijo Marcos, pero no estoy muy seguro, tendría que comprobarlo otra vez…puedo?, dijo mirándonos a los dos…

Yo ya me imaginaba como iba a acabar todo aquello. Me estaba empezando a dar un morbazo increible la situación. Como siempre que jugábamos con Marcos.

Mi polla comenzó a crecer dentro de mis pantalones, Marcos se acercó y le dio otra palmetada al culo de Marta, luego dejó su mano allí sobando el culo de mi mujer sin dejar ni un centímetro sin tocar…

- pues si, si que se te nota que estás haciendo mas deporte, jejeje, dijo Marcos…ummm además llevas tanguita…

No dije nada, solo me seguí tomando mi agua mientras veía como Marcos tocaba el culo de Marta. Ella se dejó hacer, mi mujer estaba empezando a calentarse, se ponía a mil cuando la tocaban así delante de mi.

Estábamos ahora los tres apoyados en la barra sin decir nada, mirando hacia la pista de baile, Marta estaba en medio de los dos, cuando vi como se levantaba ligeramente su falda, miré hacia abajo y la mano de Marcos ya debía estar directamente sobre el culo de Marta.

Yo no sé porque lo hice pero metí también la mano debajo del vestido de Marta y me puse a acariciar una de sus nalgas.

La estábamos sobando el culo los dos a la vez!!!!

La sensación fue super morbosa, cada uno tocaba la parte del culo que le quedaba mas cerca, pero de vez en cuando movíamos la mano hacia el centro del culo y allí me encontraba con la mano de Marcos, nos rozamos varias veces la mano lo que hacía que mi polla se pusiera mas dura todavía.

Luego sentí como la mano de Marcos se bajaba desde el culo hasta la zona del coño de Marta, cuando él retiró la mano fui yo el que bajé mi mano hasta su rajita, se empezaba a notar la humedad a través de la tela del tanguita.

Mientras yo frotaba su rajita, otra vez Marcos volvió a bajar su mano hasta su coño, teníamos los dos a la vez nuestra mano sobre el coño de Marta. Notaba como se movían un par de dedos de Marcos sobre el coñito de mi mujer y él tenía que notar como lo hacía yo.

La estábamos frotando el coño los dos a la vez!!!!!!!!!

En ese momento miré a Marta, ella dio un trago a su copa y luego cerró un poco los ojos. Se mordió los labios y ví como abría un poco la boca. Si no hubiera música posiblemente hubiera escuchado como empezaba a jadear.

Lo que sí que empezó a mover fue ligeramente sus caderas, incluso abrió un poco las piernas para facilitarnos la labor. Luego Marcos apartó un poco el tanga de Marta y nos pusimos a tocar ya directamente el coño de Marta.

Estaba muy mojada!!!!!

Quise meter un dedo en el coño de mi mujer, pero Marcos se me había adelantado en el pensamiento, ya lo tenía él metido, aun así no cesé en el empeño de intentar meterlo yo también.

Aquello fue brutal!!! Los siguientes 3 o 4 minutos estuvimos los dos metiendo dedos en el coño de Marta, primero lo metía él, cuando lo sacaba le metía yo, frotábamos los dos la rajita empapada de Marta, mi mano ya mojada se superponía a la mano también mojada de Marcos…

Marta se movía ligeramente, yo creo que por la cara que ponía estaba a punto de correrse!!!

- te gusta esto eh puta?...la dije al oido..

Mi mujer me miró con cara de guarra y luego pegó su culo al paquete de Marcos, me cogió del brazo y me puse frente a ella y nos comenzamos a morrear. Apartó la mano de Marcos de debajo de su falda y me dijo…

- vámonos fuera….me habéis puesto muy cachonda…

Cuando salimos hacia fuera, aunque seguíamos con el calentón, era como que se había roto el morbo de la oscuridad de la discoteca. Fuimos andando hasta donde teníamos el coche.

- sube Marcos que te acercamos a casa, dijo Marta…

- no hace falta, si vivo aquí al lado…

- venga, sube…dijo Marta abriendo la puerta de atrás…

Fue a subir Marcos al coche y antes Marta le dio un muerdo. Luego se montaron los dos en la parte de atrás y comenzaron a morrearse. Yo arranqué el coche y me dirigí hacia donde vive Marcos buscando una calle mas o menos oscura y algo apartada dentro de lo posible.

A la vez que conducía iba mirando hacia atrás, les veía enrollados y Marcos ya estaba sobando las tetazas de Marta por encima del vestido.

Marcos metió la mano entre las piernas de mi mujer que quedó algo espatarrada en el asiento de atrás. Apartó el tanguita y sin miramientos metió dos dedos en el coño de Marta que ya empezaba a gemir escandalosamente.

Comenzó un mete saca de sus dedos, con Marta dejándose hacer e intentando sobar el paquete de Marcos por encima del pantalón. Como pudo Marcos se sacó la polla y Marta se la cogió.

Yo iba excitadísimo conduciendo como podía y buscando un sitio apartado pero ellos iban a lo suyo sin importarles que pudieran verles dentro del coche.

Encontré una zona de árboles cerca del río y aparqué entre dos coches, rápidamente me saqué la polla y me giré hacia atrás. Marta estaba abierta de piernas con una pierna sobre Marcos y este la metía los dedos en el coño, a la vez ella tenía en la mano la gorda polla de nuestro amigo y le pajeaba a una buena velocidad. Tenían las caras casi pegadas y se miraban con cara de vicio. De vez en cuando se buscaban la boca o los dos sacaban la lengua para jugar con ellas.

- ahhhhhh Marta no puedo mas….me voy a correr, dijo Marcos…me voy a correr….

- Siiiiii, venga quiero verlo…vamos córrete, córrete!!!!, dijo mi mujer moviendo furiosamente sus caderas. Ella también debía de estar apunto.

Bajó la mano que tenía libre y se frotó el clítoris a la vez que Marcos la seguía metiendo los dedos en el coño. Desde mi sitio parecía que ya eran tres los dedos que tenía dentro del encharcado coño de Marta. Así que Marta con una mano se masturbaba ella y con la otra aceleraba el pajote que le hacía a Marcos.

Sus caras quedaron mas pegadas y se pusieron a morrearse de una manera salvaje, justo en ese momento la polla de Marcos comenzó a echar leche sobre su estómago al ritmo que la mano de Marta subía y bajaba en un maravilloso pajote. Al momento fue Marta la que se corrió después de nuestro amigo.

Los gemidos de ambos eran tremendos y los cristales del coche ya estaban empañados.

Cuando terminaron y fueron recuperando la respiración, el que aceleró su paja fui yo, ahora solo se oian los movimientos de mi mano y mis tímidos gemidos. Me sentía como un cornudo mirándoles después de que se hubieran corrido y yo como un gilipollas haciéndome una paja.

En apenas unos segundos me corrí también intentando ahogar mis gemidos mientras Marta todavía abierta de piernas en el asiento de atrás me miraba a los ojos y Marcos la sobaba las tetas por encima del vestido también mirándome…

........................................

Así transcurrió el mes de agosto. Con Marta bastante excitada la mayor parte del tiempo y sin dejar escapar ninguna oportunidad para nuestros jueguecitos.

Los fines de semana nos acercábamos a alguna playa de Cantabria con los amigos y pasábamos allí el día. Marta no dudaba en quedarse en topless delante de todo el grupo. Era la única chica del grupo que lo hacía. Y no se cortaba un pelo. Lucía con orgullo sus imponentes tetazas ya con un buen bronceado a esas alturas de verano.

Esa situación nos provocaba un morbo como si fuera la primera vez que lo hacía. Yo siempre acababa el día empalmado y Marta con un calentón considerable, deseosa de llegar a casa para que me la follara.

Entre semana volvió a follar con Fran. Esta vez la excusa fue un partido de padel. Habían quedado antes de que mi mujer saliera de casa a jugar. Luego le había dicho a Fran que como yo no sabía nada no se podía demorar mucho en el polvo. Siempre me podía decir que se había alargado un poco el partido. Por supuesto era un juego entre Marta y yo que le hacíamos creer a Fran que yo no sabía nada. El encuentro entre ellos era como una escapada rápida de mi mujer.

Aquel día cuando terminó el partido de padel Marta se pasó por su casa, todavía con el cuerpo sudoroso. En cuanto entró en su casa Fran la puso de rodillas y la hizo mamar su polla. Luego la puso contra la mesa del salón y bajando las mallas de mi mujer se la folló desde atrás.

Marta solo era un cuerpo al que follar. La cogió de las caderas y bombeó haciendo que chocaran sus cuerpos hasta que unos minutos mas tardé se sacó la polla y se corrió sobre las nalgas de mi mujer.

Apenas debió durar 15 minutos todo el encuentro.

Lo que mas morbo me daba es que siempre hacía que chupara su polla. Me imaginaba la situación de mi mujer entrando en su casa y en menos de un minuto ya estaba de rodillas mirándole con cara de vicio mientras pasaba su lengua por toda la polla de Fran.

El sábado siguiente volvimos a quedar con todos los amigos del grupo. La noche terminó mas o menos como la anterior. Con Marta y Marcos en el coche y mi mujer haciéndole otra paja mientras se dejaba sobar las tetas y el coño por nuestro amigo.

Las pajas de Marta a Marcos en nuestro coche ya lo empezaba a ver incluso como algo normal.

Todavía recuerdo una de las veces que volvíamos de la playa durante ese mes de agosto. Como íbamos en grupo siempre volvíamos en dos o tres coches. Aquel día regresábamos en dos coches, con tres personas en cada coche.

En nuestro coche íbamos Marta, Marcos y yo. A la vuelta siempre vienes cansado después de un día de playa, además siempre apuramos hasta que anochece y luego son dos horas de regreso a casa.

Aquel día yo creo que el morbo superó el cansancio y habiendo pasado el embudo de Torrelavega, ya con la noche que había caido y habiendo perdido a nuestros amigos de vista del otro coche, Marta y Marcos comenzaron a jugar en el coche.

Marcos iba sentado detrás de ella y empezó a hacer rosquillitas a Marta….

- estate quieto, que eres un tocón….le dijo Marta

- que pasa que tienes cosquillas?...dijo Marcos…

- cosquillas?...pero si casi me tocas las tetas…

- no, esto si es tocarte las tetas, jajaja…dijo Marcos pasando las manos por detrás del asiento de Marta, una por cada lado y sobando desde atrás las tetazas de Marta por encima de su camiseta…

- estate quieto, dijo Marta sin tan siquiera retirarle las manos…

Total que mientras iba conduciendo Marcos iba sobando las tetas de mi mujer desde el asiento de atrás. Yo que ya llevaba un buen calentón del día de playa y me imagino que Marta igual. Se pone caliente como una zorra de mostrar sus tetas en público y mas delante de todos los amigos.

- como me gustan tus tetas Marta, dijo Marcos metiendo la mano por dentro de la camiseta de mi mujer que no llevaba ni el sujetador ni la parte de arriba del biquini. Tan solo llevaba puesta la camiseta por lo que estaba tocando ya directamente los pechos de Marta.

Ella seguía sin decir nada. Solo se dejó hacer mientras cerraba los ojos y Marcos jugaba con sus tetas a su antojo.

Yo mientras conducía ya iba empalmado como un burro viendo el magreo de tetas que la estaba pegando a mi mujer.

Un poco después fue Marta la que me dijo…

- entra en la siguiente vía de servicio…

Yo obedecí y en el siguiente desvío entre en la vía de servicio. Como era de noche puse el coche aparcado por detrás en un sitio apartado. Luego Marta me dio un muerdo y me dijo…

- quédate aquí, quiero que nos veas…

Y salió del coche vestida con el short de playa y la camiseta. Se montó en el asiento de atrás y comenzaron a morrearse como siempre. Marcos subió su camiseta y se lanzó a comer las tetazas de Marta y chupar sus oscuros pezones…

- así…ummmmmmmmm…chúpamelas…asiiii…como me gusta….vamos chupamelas mas fuerte, muérdeme los pezones…ummmmmm, vamos….


Marta sujetaba la cabeza de Marcos contra sus tetas y éste devoraba ansioso las dos tetas de mi mujer. Luego él se recostó sobre el asiento y bajándose las bermudas se sacó la polla. Marta se inclinó ante él y así como estaba mirando hacia delante bajó su boca hasta la gorda polla de Marcos mientras me miraba a los ojos…

Fue besando su polla mientras no dejaba de mirarme, Marcos gemía como un cerdo, ella siguió besando su polla hasta que llegó a la cabeza de su nabo. Ahí sacó la lengua y empezó a dar lametones, luego círculos, luego pasó la lengua de arriba abajo por toda su polla hasta que echándome una última mirada se tragó su polla mientras cerraba los ojos.

Me encantaba ver a mi mujer intentando meterse la polla de Marcos en la boca, era tan gorda que apenas la entraba solo el capullo, sin embargo ella hacía esfuerzos por meterla un poco más. Pero no podía, aunque en el intento le llenaba toda la polla de saliva . Luego cuando se la sacaba de la boca le pajeaba rápido mientras le lamía el glande.

Con su polla dentro de la boca, Marta me volvió a mirar mientras no dejaba de chupársela en ese oscuro aparcamiento.

Yo la tenía a punto de explotar también.

No tardó mucho nuestro amigo Marcos en avisar a mi mujer que se iba a correr, se dejaba chupar la polla mientras sobaba las tetas y el cuerpo de Marta. Ella como siempre no solo no le hizo caso sino que abrió la boca, sacó la lengua y comenzó a pajearle rápido mirándome a los ojos.

Unos segundos mas tarde Marcos comenzó a gruñir y pude ver como iba inundaba la boca de Marta, llenando su lengua poco a poco, disparo a disparo de leche, ofreciéndole su lengua y sin dejar de mirarme ni un instante, incluso llegando a sonreir como una puta…

Marcos se corrió en la boca de Marta y yo lo único que pude hacer fue sobarme un poco la polla por encima de las bermudas para correrme dentro de ellas…

Luego Marta me miró con la boca abierta y llena de lefa, la cerró y se tragó toda la corrida de nuestro amigo. Volvió a abrir la boca para enseñarme que no quedaba ni rastro en su interior.

Mi mujer cada vez estaba mas zorra y totalmente fuera de control…con las bermudas empapadas por mi corrida me preguntaba cual sería el siguiente juego que me brindaría Marta…

........................................

El mes de agosto transcurrió así, entre pajas y mamadas a Marcos y polvos rápidos con Fran. Todavía folló varias veces mas con él, siempre con alguna excusa se presentaba en su casa y terminaban follando.

Lo que pasa es que Fran la reclamaba mas a menudo y ya al final de mes se llegó a pasar incluso tres veces por su casa en la última semana del mes de agosto.

La última vez después de que Marta viniera de jugar al padel, yo la estaba esperando abajo en el coche. Marta subió a su casa con una mini falda de deporte y todavía con el sudor de haber terminado de jugar.

Como siempre le chupó la polla y terminó en el sofá de su casa montada encima de él, cabalgándole rápido hasta que se corrió dentro de ella.

Sin embargo algo pasó que lo cambió todo.

Fran iba a irse a trabajar a ********* en el mes de septiembre. Iba a dar un cambio importante en su vida. Monique no se iba a ir a vivir con él a ********* y esa relación ya daba claros síntomas de agotamiento.

A primeros de septiembre Fran quedó con mi mujer. La dijo que se pasara por su casa que tenía que hablar con ella. Aquel no iba a ser un encuentro rápido, Marta fue a casa de Fran con la intención de follar toda la tarde con él.

Yo la llevé en el coche y la dejé allí. Por supuesto cuando mi mujer se bajó del coche tenía la polla dura.

Marta iba bien arreglada como una zorra, se la marcaba todo el tanga a través de los leggins y llevaba una camiseta bien escotada que parecía que iba a reventar de la presión que hacían las tetazas de Marta.

Sin embargo 45 minutos después de dejar a mi mujer en casa de Fran recibo una llamada de teléfono de Marta. Me dice que la pase a buscar.

No sé que ha podido pasar.

En cuanto la recojo la pregunto que es lo que ha pasado, Marta está nerviosa y me dice que prefiere hablar en casa. Cuando llegamos a casa me dice que ha pasado lo que tenía que pasar.

Primero me dice que hemos llegado demasiado lejos en nuestros juegos, que quizás no teníamos que haber llegado tan lejos con Fran. Yo la digo que eso fue una decisión que casi había tomado ella y ella me dijo que posiblemente si, pero que yo incluso lo había disfrutado mas.

Entonces la vuelvo a preguntar…

- pero que es lo que ha pasado?...

- pues Fran….que me ha pedido que lo deje todo…y me vaya a vivir con él a *********…

Como os podeis suponer en cuanto escuché aquellas palabras mi corazón se puso a mil pulsaciones. Me asusté de verdad.

Incluso se me vino a la cabeza que podría perder a Marta. Había sido un gilipollas.

En cuanto reaccioné pregunté todo nervioso…

- que?...que te ha dicho que?...no me lo puedo creer…

- yo tampoco, estoy todavía muy nerviosa…

- nerviosa porque?....que le has dicho?....

- pues lo primero me he quedado a cuadros, me dijo Marta…y luego le he dicho que era un cabrón. Un jodido cabrón. En serio me estas pidiendo que lo deje todo y me vaya contigo?...que deje a mi marido, a mis padres, familia, mis amigos?....me dijo que podía buscar trabajo allí…de verdad piensas que voy a dejar a mi marido por tres polvos contigo?....es que no me conoces?...no tendría ni vergüenza para mirarme al espejo, ni explicárselo a mis padres, a nuestros amigos….y es que tu Luis…eres lo que yo mas quiero…ya sabes que no podría estar sin ti…

- Todo eso le has dicho?...

- Siiii….y mas cosas….le he dicho que ni era amigo tuyo ni era nada, le he dicho que todo esto que ha pasado con él era un juego entre tu y yo, al final hemos discutido, me he puesto muy nerviosa. Él me decía que no entendía nada, que como es que tu me dejabas follar con él todas las veces que quería y yo le he dicho que eso era cosa nuestra…y bueno me ha dicho que era una puta…y yo que era un cabrón gilipollas….y muy mal…no quiero volver a saber nada de ese tío….


En ese momento sin decir nada abracé a mi mujer que todavía temblaba de los nervios. Entendí que habíamos ido demasiado lejos y que estas cosas podían pasar.

Posiblemente también nos iba a pasar con Marcos. Pero con él era distinto porque yo estaba presente en los juegos y Marcos si lo entendía como un juego de pareja en el que le dejábamos participar.

Pero Fran había querido ir mas allá, había querido quitarme a mi mujer, se la había querido llevar a ********* y que lo dejara todo por él. Y Marta no le había dado ni la mas mínima opción.

A pesar de todo lo que había pasado en ese momento sentía una confianza plena en mi mujer.

Ese día no hablamos mas del tema, pero otro día me comentó en que momento Fran le había pedido eso a mi mujer. Cuando llegó a su casa follaron como salvajes. Después desnudos en la cama fue cuando Fran la propuso a mi mujer que se fuera con él.

Desnudos en la cama y después de haberse corrido en sus tetas.

Fran se había enamorado y se había encoñado con Marta. Le habían dado de su propia medicina. Posiblemente Marta podría haber sentido algo por él, pero yo no podía dejar de imaginarme la escena de mi mujer vistiéndose y discutiendo con Fran mientras se ponía sus ajustados leggins sentada en la cama de Fran en la que acababa de follar por última vez con él.

Durante los días posteriores Marta estuvo muy triste y sin ninguna gana de nada. Totalmente apática.

Por suerte estuvimos un par de semanas sin saber nada de nuestros amigos. Ni de Fran, ni de Marcos ni de nadie.

Tuvimos la excusa para ausentarnos el fin de semana con una boda de una amiga de la infancia de Marta que se casaba en Bilbao. Hacía tiempo que no se veían y yo apenas la conocía de un par de veces a la chica que se casaba. Reservamos una habitación de hotel y nos fuimos Marta y yo.

Como siempre Marta se puso muy elegante en la boda, con otro vestido con escote palabra de honor, en un color verde y con la falda un poco por debajo de medio muslo.

La verdad es que odio este tipo de bodas en el que no conoces a nadie. Joder por no conocer no conocía ni a los novios. Después de que se casaran fuimos a la comida, bueno cena, que era una boda de tarde. Nos pusieron en la mesa, como yo digo un poco en el cajón desastre. Estábamos en la mesa con un compañero de trabajo de la chica que se casaba y su mujer, otra amiga de ella que no conocíamos y otros dos chicos que eran unos ex compañeros de trabajo de el novio. En total 7. Una mesa variopinta.

Eran todos bastante majos y pasamos una cena muy agradable. El que mejor nos calló fue uno de los excompañeros de trabajo de el novio que era muy gracioso y se pasó todo el rato contando chistes y situaciones graciosas. El tío era un cachondo. El otro amigo llamado Miguel era mas callado, era un guaperillas, sería de nuestra edad mas o menos, entre 30-35 años y estaba sentado al lado de Marta. Estuvieron un rato hablando. Parece que en seguida se llevaron bien.

Cuando empezó el baile nos quedamos casi los 5, los dos chicos, la chica, Marta y yo. Entre nosotros nos los estábamos pasando muy bien con nuestras copitas y los bailes. A la chica se notaba que le gustaba Miguel, era un tío atractivo, rubio con el pelo corto, ojos claros y sobre el 1,80. El otro ex compañero ya era gracioso de por si pero con unas copas de mas era tremendo, la de tonterías que contaba y las risas que nos echamos con él.

Luego empezaron los pasodobles, a bailar agarrados. Yo por supuesto bailé con Marta y la otra chica con Miguel, luego hicimos cambios de pareja y bailamos todos con todos. Cuando Marta bailaba con Miguel se pegaba mucho a él y se hablaban cosas al oido. Le quería calentar. Enseguida me dí cuenta de eso. Comenzó una especie de rivalidad entre las chicas por ligarse a Miguel.

Cuando terminó el baile fuimos a una disco con todos los invitados de la boda. Nosotros 5 habíamos hecho un grupito. Se notaba como la chica quería algo con Miguel y como el otro chico simpático quería algo con la chica pero a ésta se la notaba que pasaba de él.

Marta empezó a tontear con él delante de mi y evidentemente Miguel prefirió hacer mas caso a mi mujer que a la otra chica. No es porque yo lo diga pero Marta estaba bastante mas buena que ella, mas alta, muchas mas tetas, el moreno de su cuerpo, la sensualidad que desprendía mi mujer y con el morbo añadido de que yo estaba delante.

Enseguida se pegó a él mientras hablaban, ya le estaba rozando con las tetazas y me encantaba la cara de la otra chica mirando a Marta como diciendo menuda zorra.

El otro compañero seguía con sus bromas y sus chistes lo que nos amenizaba la noche, pero mi mujer y Miguel cada vez iban mas a lo suyo y casi no nos prestaban atención. Marta seguía hablando con él, se reía, le tocaba el brazo, le rozaba con las tetas…ummm como me encantaba ese zorreo…como les calienta la polla a los tíos…

Luego el simpático nos estuvo contando que eran de el mismo pueblo Miguel y él y que vivían juntos en Bilbao en un piso de alquiler. Ninguno de los dos ni tenía novia ni estaba casado.

Nos llevaron a otro garito y ya nos separamos por completo de los de la boda. Nos fuimos los 5 aunque a la chica se la notaba que cada vez tenía mas ganas de irse para casa ya que había perdido la batalla de Miguel con mi mujer. Allí siguieron con el tonteo delante de mis narices. Y mi polla se empezó a poner dura.

Cuando el simpático en un último intento de ligarse a la otra chica nos dijo de irnos a su casa a tomar la última, ésta ya dijo que no que se iba para casa. Se despidió de nosotros echando una miradita con rencor a Marta y se fue. Nos quedamos los 4 solos lo que no me iba yo a suponer que Marta dijo que sí a esa copa en casa de los chicos.

En un momento que me separé de los chicos con Marta hablé con ella…

- oyes Marta a lo mejor ya nos teníamos que ir nosotros también…

- no Luis, vamos a su casa que lo estamos pasando bien…además me gusta Miguel…está muy bueno…me dijo Marta con cara de puta…

- tienes algo pensado?...

- hoy no he pensado nada…me dijo dándome besitos por la mejilla…lo que surja…pero vamos estoy bastante caliente y no descarto incluso dejar que me folle…te parece bien?...me dijo mientras seguía dándome besitos por la mejilla, el cuello y las orejas…

- no sé Marta…

- claro que sí…estas tu excitado también?...

- si…pero no sé…no les conocemos de nada…irnos con ellos a su casa…

- mejor…no te da morbo?...seguro que sí…con lo morboso que eres seguro que ya la tienes dura, me dijo tocándome el paquete para comprobarlo.

Tenía razón ya la tenía dura.

No tenía ni idea como iba a acabar la noche, solo sé que cogimos un taxi los cuatro y nos fuimos a casa de Miguel y el otro chico simpático….

La verdad es que la situación cuanto menos era rara. Íbamos en un taxi con dos chicos que no conocíamos de nada a terminar la fiesta con una última copa en su casa.

Nos bajamos del taxi y mientras subíamos a su casa dijo el chico simpático…

- al final te has quedado tu sola para los tres…

- huyyy, no se yo si voy a poder con tres, jajaja dijo Marta en broma…

Pero aquel comentario me puso alerta, no sé que es lo que tenía pensado hacer Marta, esperaba que no fuera follarnos a los tres.

Entramos al piso y en seguida nos servimos una copa. Luego nos sentamos en los sofas, yo me puse en uno con el majete y Marta se puso en el otro con Miguel. Mientras hablábamos el chico simpático no dejaba de contar anécdotas y situaciones graciosas y Marta no dejaba de insinuarse.

Estaba sentada al lado de Miguel y estaba con las piernas cruzadas, se la veía todo el muslo sentada en esa posición y de vez en cuando se notaba que le rozaba un poco con el pie al pie de Miguel.

Yo como estábamos ya estaba mas tranquilo porque era difícil que se pudiera dar alguna situación morbosa, allí los cuatro sentados.

Sin embargo el tema del que hablábamos derivó hacia el tema del sexo. Y empezaron a decir que yo tenía suerte por estar con una mujer como Marta. Luego dijeron que Marta desde fuera parecía bastante morbosa. Por lo menos que daba morbo.

Salió el tema de los celos y tal y Marta nos sorprendió con un comentario del estilo…

- no pasa nada con Luis, no es celoso…es más si me pongo así al lado de Miguel mi marido no se pone celoso…jajaja


Dijo así Marta medio en broma pero aprovechó para pegarse mas a Miguel y casi estaba recostada sobre él.

- oyes que yo no hago nada eh…dijo Miguel levantando las dos manos también en plan gracioso mirándome a mi…


Sin embargo Marta se quedó allí sentada y pegada a él a la vez que seguíamos hablando, luego mi mujer le puso la mano en el muslo a Miguel, era ya un zorreo evidente delante de mi y el otro chico.

Y a mi poco a poco me iba aumentando esa sensación de remusguillo en el estómago y mi polla se empezaba a poner poco a poco cada vez mas a tono.

- venga que, nos ponemos otra copa?....dijo el chico simpático…

- espera que yo te ayudo, dije levantándome con él…

- si…vamos a dejar solos a los tortolitos, dijo el chico simpático siguiendo con la broma, mientras miraba a mi mujer y a Miguel bien pegados en el sofá…

Nos fuimos a la cocina a coger unos hielos y cuando volvimos al mueble bar del salón, Marta y Miguel hablaban pegaditos, con sus labios ya muy cerca el uno del otro. Marta se le insinuaba descaradamente y Miguel no entendía muy bien la situación. Como podía ser tan calientapollas mi mujer con su marido allí delante de ellos.

Luego Marta le dio un pequeño beso en los labios y Miguel la medio rechazó como diciendo que se estuviera quieta que yo los podía ver.

Cuando volvimos con las copas, se las dimos y Marta cada vez estaba mas recostada sobre Miguel. La situación era muy morbosa, allí los 4 con las copas, Marta apoyada contra ese chico y él con cara de no entender nada, pero aun así no se apartaba de mi mujer.

La cara de puta de Marta era acojonante, medio recostada, con las piernas cruzadas, insinuándose descaradamente, tocándole el muslo…

Marta mojó uno de sus dedos en la copa y luego se lo metió en la boca a Miguel para que lo chupara…

- están buenas las copas que prepara tu amigo eh?...dijo riéndose mi mujer dejando un par de segundos el dedo en la boca de él…

A medida que avanzaba la noche el zorreo iba siendo ya mas descarado. Se empezó a girar de cuando en cuando y le daba un beso en el cuello o en su mejilla. Luego se giraba y le daba un pico, al principio Miguel estaba muy cortado, pero cada vez iba comprendiendo mas la situación. Así que ya iba correspondiendo los besos de mi mujer.

Mientras seguíamos hablando yo me sentía como un cornudo allí delante de ellos, pero tenía una erección increíble. Estaba excitadísimo. Y Marta cada vez girándose mas a menudo mientras hablábamos y los besos cada vez eran mas largos. El chico simpático se reía y me miraba como diciendo oyes tío que se están comiendo a tu mujer delante de ti.

- bueno nos poneis otra copa?...dijo mi mujer moviendo el vaso vacío….a esas alturas de la noche ya debía llevar 5 o 6 copas encima…

Cuando nos levantamos a poner otra copa, Miguel y mi mujer comenzaron a morrearse en el sofá. Luego Marta se levantó y cogiendo de la mano a Miguel se le llevó hacia las habitaciones diciendo…

- ahora volvemos…Marta me echó una última mirada mientras desaparecía tirando de la mano de Miguel…

Total que me quedé solo con el chico simpático con las copas de la mano. Nos sentamos en el sofá…

- donde habrán ido estos?...dijo el chico con una sonrisa que se le escapaba de los labios antes de beber un poco de su copa…

Yo en ese momento en el papel de marido sumiso y cornudo me sentía muy cachondo. Pero todavía mas cuando a los 5 minutos comenzamos a escuchar los gemidos de Marta y de Miguel.

A las horas de la madrugada que eran, estaba todo en silencio y se les escuchaba perfectamente. Además me dijo Marta que ese día quiso gemir bien alto para que yo lo escuchara.

No solo lo escuché yo. Ese día lo debió escuchar todos los vecinos del portal.

Que manera de gemir, debían estar pegando un buen polvo. Y yo allí con la copa de la mano, aguantando las sonrisillas de el otro chico. Ya casi ni hablábamos. Solo les escuchábamos follar…

Tenía la polla tan dura que me dolía.

El chico este simpático me sorprendió con una pregunta mientras seguíamos escuchando los gemidos…

- oye perdona que te pregunte…no es que desconfíe, pero de verdad Marta es tu mujer o sois amigos y habéis estado jugando?...

- si, si que es mi mujer, dije sacando el móvil y sentándome a su lado…

Le enseñé muchas fotos en las que estábamos juntos Marta y yo y unas cuantas de la boda que tenía en el móvil.

Os podéis imaginar el morbazo que me supuso enseñar esas fotos de la boda nuestra mientras escuchábamos como follaban Marta y Miguel.

El chico éste no salía de su asombro mientras veía las fotos, yo solo le pedí un poco de discreción con lo que había pasado. Que no lo fueran contando por ahí.

Unos 20 minutos mas tarde desde que Marta desapareciera con el chico hacia las habitaciones regresó mi mujer. Ya habían terminado de follar.

Miguel no salió a despedirse y nosotros dos nos despedimos de el chico este simpático. Mientras bajábamos en el ascensor, Marta se iba arreglando el pelo frente al espejo y alisándose el traje de la boda.

Me hacía gracia que ahora intentaba recomponerse un poco después de haberse dejado follar con toda facilidad.

En el portal de estos dos chicos pedimos un taxi y mientras llegaba Marta me dijo que tenía frío.

Yo la eché mi americana por los hombros y ella se pegó a mi, por lo que tuvo que sentir mi erección en su culo. Pero no dijo nada. Tampoco hacía falta.

En cuanto entramos en la habitación del hotel, Marta se quedó dormida enseguida, llevaba una buena borrachera y yo en cuanto se durmió me fui al baño a descargar toda la tensión acumulada…

En ese momento después de correrme ya no me sentí tan bien, con cuantos tíos iba a dejar follar a mi mujer?...Estaba claro que era yo el que tenía que parar esto, si es que de verdad quería…porque era evidente que Marta no iba a parar de follar con otros delante de mi…se notaba que la gustaba demasiado…y por lo que había visto esa noche ya ni tenía ninguna sensación de culpa o algo por el estilo, después de follar con otro se quedaba como si no hubiera pasado nada, como si fuera lo mas normal…

........................................

Aquella noche del día de la boda, ya en el hotel, después de correrme en el baño al pajearme no me sentí nada bien. Había dejado que un desconocido se follara a mi mujer delante de mis narices, pero durante todo el rato que estuve escuchando los gemidos mientras follaban estuve con la polla dura. Pero bueno esa sensación de malestar posterior poco a poco se me fue pasando.

La cosa se normalizó durante unas semanas. Como siempre digo no es que las situaciones morbosas surjan todos los fines de semana o así, se dan de cuando en cuando. Esos días cuando salíamos los fines de semana estuvimos de cena en casa de amigos o salimos de tranqui, no pasó nada sexual ni ninguna situación morbosa con ellos.

En cuanto a Fran, yo no le había vuelto a ver. Se que desde que tuvo el último encuentro con Marta, la había mandado algún guatsap pero no había ido a mas la cosa. Ya estaba trabajando en otra ciudad y yo tampoco he querido tener mas relación con él ni que Marta la tuviera…


Ya metidos en octubre, se acercaba nuestro segundo aniversario y un día que regresé de trabajar me encuentro con que Marta que estaba en casa había estado chateando con Carlos el médico. Mas o menos hemos mantenido el contacto con él aunque desde hacía aproximadamente un año del último encuentro con él.

Cuando entro en casa Marta estaba sentada con un pantaloncillo corto y una camiseta de tirantes y me suelta…

- Luis he estado hablando con Carlos y ya sabes que sigue como siempre insistiendo en que quiere quedar…

- Ya…como siempre…dije yo sin darle mucha importancia….

Sin embargo en la mirada de Marta ya veía algo distinto en ella. No tardó en decírmelo…

- me apetece que volvamos a quedar con él…

Escuchar aquella frase de boca de mi mujer hizo que mi polla casi se pusiera dura al momento. Habíamos comentado entre nosotros alguna vez la posibilidad de volver a quedar con él y sabía que tarde o temprano iba a suceder.

Además aquellos meses Marta parecía con mas ganas de follar que de costumbre. En esas semanas de tranquilidad pensé que mi mujer había vuelto un poco a la normalidad, pero estaba equivocado.

Ya sabéis que con Carlos el médico, hemos tenido dos encuentros sexuales. Uno en el club liberal y otra vez en Madrid en un hotel hacía sobre un año atrás. Durante ese año estuvimos en contacto con él y después del último encuentro en el hotel de Madrid Carlos estaba como loco por follarse a Marta.

Incluso nos había ofrecido dinero por hacerlo. Mucho dinero. No es que necesitáramos el dinero, pero era como una parte morbosa dentro del juego para nosotros. Que tratara a Marta como si fuera una puta. Pagando por follar con ella.

Como siempre no supe decir que no a mi mujer.

Así que comenzamos a ultimar los detalles con Carlos. Primero hablé con Marta. Íbamos a ir un poco mas allá de cuando quedaron la otra vez. Aquella vez les dejé hacer de todo excepto follar y que se la chupara sin condón. A parte de eso podían hacer lo que quisieran. Pero esta vez Marta quería follar con él. Había que poner nuevas normas.

Y poner precio por la noche de sexo.

Hablé por Chat con Carlos, le dije que cuanto estaba dispuesto a ofrecer por follarse a Marta. Yo quise tensar la cuerda al máximo. Ver hasta donde estaba dispuesto a llegar por pasar una noche con mi mujer. Finalmente quedamos en una cifra.

1000 euros por pasar una noche con Marta. Tampoco regateó mucho Carlos.

Era la hora de que las dos partes pusiéramos las condiciones. La otra vez Carlos no dijo nada. Sin embargo esta vez también quiso poner alguna condición.

Empezamos nosotros. Prohibido follar sin condón. Chupar sin condón y Marta tampoco quería sexo anal. Aparte de eso lo que quisieran hacer durante toda la noche. Mas o menos como la otra vez, solo que esta vez podían follar.

Luego puso él las condiciones…quería estar parte del tiempo a solas con Marta. Al final quedamos en que yo estaría dos horas en la habitación con ellos, luego les dejaría solos. Él aceptó nuestras condiciones y solo nos pidió una cosa más. Quedar a cenar antes y que pudiera venir a la cena un amigo suyo y luego tomar una copa después de cenar en un bar.

También aceptamos sus condiciones.

Una vez cerrado el trato Marta estaba cachondísima con la idea de follar con Carlos. Se desnudó delante de mi, se puso de rodillas y metió mi polla entre sus inmensas tetas. Noté el calor de sus pechos en mi polla que ya estaba muy dura, ella se sujetaba las tetas con las manos y las subía y bajaba sobre mi rabo haciéndome una buena cubana. Luego me la chupó un buen rato y cuando se cansó de chupar y mientras se limpiaba la saliva de sus labios se puso a cuatro patas abriendo bien sus piernas y me dijo…

- venga métemela que no puedo aguantar mas!!!!...

Me puse de rodillas detrás de ella y antes de metérsela di unos golpecitos con mi polla en el coñito de Marta. Ella gimió a cada golpe en su palpitante rajita, pero no me hice de rogar mas. De una sola estacada se la metí con mucha facilidad.

- ummmmm…siiii, fóllame…fóllame….dijo Marta mientras yo la embestía desde atrás….

- Te gusta esto eh puta?...que te folle así como una zorra…te voy a follar bien duro para ver como se te mueven esas tetazas de golfa que tienes….

- Siiiii…fóllame bien duro…vamos…no piensas azotarme un poco en el culito?....dijo Marta jadeando y mirando un poco hacia atrás al ritmo de mi follada…

- Eso quieres?...ZAS!!!!! asi?...dije azotando su culo con fuerza…

- Ummm…siiiii….

- Toma puta!!! ZAS!! ZAS!!!!!...azoté su culo todavía con mas fuerza si cabe, Marta puso cara de dolor y gimió mas fuerte. Mi polla se puso mas dura.

- Ahhhhh….que daño…ummmmm….eso es todo lo que sabes hacer?.....

- Joder puta te voy a reventar!!!!!!!!!

La sujeté de las caderas y la embestí todo lo rápido y profundo que pude. Solo soltaba sus caderas para azotar sus nalgas que no tardaron mucho tiempo en estar bien rojas. Los gemidos de placer y dolor de Marta retumbaban en toda la habitación, pero eso no me paró. Cuanto mas chillaba de dolor mas fuerte azotaba su culo y luego me la follaba otro rato bien duro para cambiar los gemidos de dolor por los de placer.

- tan cachonda estás puta de pensar que te va a follar Carlos toda la noche?

- Ahhhhhh…siiiiiiiiii…..estoy deseando que me folle toda la noche….quiero ser suya…que me haga lo que quiera…como si fuera una puta…

- Como si fueras una puta???...es que eres su puta…va a pagar por follar contigo….te va a follar por dinero…no lo entiendes?....ERES UNA PUTA!!!!!!!!!!

Esas palabras no solo encendieron a mi mujer. A mi también me volvieron loco. Era verdad. Iba a dejar que Marta se comportara como una prostituta. Dejar que usaran su cuerpo a cambio de dinero. Esa idea en mi cabeza hizo que me pusiera todavía en plan mas animal con Marta.

Incrementé mis embestidas y las cachetadas en su culo hasta que los dos nos corrimos en un increíble y salvaje polvo.

Unos días mas tarde llegó el momento de la cita con Carlos. Fuimos a Madrid y antes de la cita nocturna nos invitó a comer. Quedamos con él en un restaurante y Marta ya le quiso deslumbrar en ese momento con unos vaqueros azul oscuros oscuros y un muy buen escote. Él no había cambiado nada y estaba como le recordábamos.

Durante la comida no tocamos para nada el tema sexual, pero era algo que flotaba en el ambiente. Me volvía loco ver el deseo en su mirada, como miraba a Marta y seguramente que él ya estaría empalmado de pensar que durante la noche se la iba a follar.

Nos despedimos de él después de comer y nos fuimos a descansar a la habitación.

Antes de cenar nos dimos una ducha, yo me vestí y Marta me dijo que la esperara abajo mientras se arreglaba. Yo bajé y la esperé en el hall del hotel. Al rato apareció Marta.

Casi se me cae la baba.

Marta se había comprado para la ocasión unos leggins y una camiseta. Los leggins negros eran finos casi como medias y con la particularidad de que estaban rotos por los laterales de las piernas de Marta. La camiseta era blanca, de vestir, la tapaba hasta medio culo, algo holgada, pero se marcaban las tetazas de Marta debajo de ella. Se notaba que no llevaba sujetador. Llevaba unos botines negros bajos con un buen tacón y para finalizar una cazadora de cuero corta, bien ceñida, también negra. Se había pintado los labios de un rojo intenso y para finalizar llevaba unas gafas negras de pasta que para mi gusto la daban todavía un aire mas morboso a mi mujer.

Cuando la dí la mano me fijé en el detalle de que también se había pintado las uñas de las manos de negro. Marta iba super sensual, con un aspecto de zorra come hombres tremenda, pero a la vez bien vestida, sin parecer para nada una choni.

Uno no se termina de acostumbrar a estas cosas, así que cuando llegamos al restaurante para cenar estábamos bastante nerviosos.

No nos costó encontrar en una mesa a Carlos acompañado por otro señor de unos 50 años muy bien arreglado que no conocíamos de nada. Con decisión y Marta delante cogiendo mi mano nos dirigimos hacia ellos….

En cuanto nos ve Carlos nos saluda y se levanta a recibirnos. Nos presenta al señor que le acompaña en la mesa, se llama Julio. La verdad es que los dos van muy bien vestidos, Carlos con sus 40 años mas o menos luce una camisa blanca y unos vaqueros, elegante pero informal, Julio que tendrá unos 50 años, pelo canoso, alto, va vestido de americana con camisa blanca también pero sin corbata.

Al principio estoy muy cortado con la presencia de este señor, no sé que pinta en la cena, pero bueno fue una de las condiciones de Julio y lo aceptamos.

Enseguida nos dice que también es médico y colega de profesión.

Carlos no deja de piropear a mi mujer, es muy detallista con la ropa y así se lo hace saber…

- vienes muy guapa Marta, me recuerda mucho a como venías el año pasado, pero yo creo que esta vez estás mas sexy todavía…

Marta se ruboriza un poco antes los piropos de Carlos, pero la encanta que la halaguen y sentirse el centro de deseo en la mesa. Se levanta un par de veces de la mesa hacia el baño seguramente para que los tres nos quedemos mirando su culo en los embutidos leggins que lleva.

Antes de los postres Marta sale a la calle a fumar un cigarrillo y Carlos que ya seguramente esté deseando estar con ella la acompaña fuera. Me quedo a solas en la mesa con Julio. No sé que hablar con él, pero enseguida rompe el hielo…

- espero que no te ofenda, pero tienes una mujer que es una preciosidad…Carlos ya me ha puesto al corriente de todo, no te preocupes, por mi parte vas a tener toda la discreción del mundo…a mi también me gusta mucho el tema este liberal…

No me esperaba que me saliera con esto, pero no me lo tomo a mal, veo que es un señor muy educado aparte de apuesto. Por un momento me imagino follándose a Marta.

- no tranquilo, no me ofende, así que también te gusta esto, entonces ya te habrá contado Carlos para lo que hemos quedado hoy…le digo yo

- si…Carlos aparte de colega de profesión es mi amigo desde hace años…de hecho bueno…también me gustaría que llegara a estar con mi mujer…

Aquella confesión me pilla de sorpresa y de repente estoy mas a gusto hablando con él.

Me estuvo contando Julio un poco de su vida. Había estado casado y tenía dos hijos ya mayores por encima de 20 años. Se había divorciado de su primera mujer y ahora se había vuelto a casar con una chica algo mayor que Marta pero no mucho mas, una treintañera.

Compartía con Carlos sus gustos por el mundo liberal y del intercambio y estaba intentando también que su mujer follara con otros hombres aunque de momento no lo había conseguido. Su mayor fantasía era que lo hiciera con Carlos y entre ellos lo habían hablado muchas veces.

Pues Carlos le contó que había quedado con nosotros y Julio le pidió que si él podía venir solo a cenar…

- tranquilo no quiero cosas raras, ni estropearos la noche con Carlos , solo quería conoceros y la verdad es que Marta me parece una mujer muy morbosa…dijo Julio

- si que lo es, pero tampoco te lleves una idea equivocada de nosotros, no practicamos intercambio ni vamos a locales liberales ni cosas de esas, solo hemos estado dos veces, en una no pasó nada y en la otra conocimos a Carlos….solo nos gusta jugar y a mi, ver a mi mujer con otro….pero somos una pareja normal

- ya si se nota y además Marta es muy atractiva…tienes suerte de poder ver a Marta con Carlos, ya me gustaría que fuera mi mujer la que se fuera con él para poder verlo, yo he estado en locales liberales y ya me entiendes….es difícil encontrar a alguien como vosotros….


Cuando estábamos hablando entraron mi mujer y Carlos. Marta se quitó la cazadora y la puso en la silla, al pasar las dos manos por debajo para alisar la cazadora Marta se quedó erguida en la silla y la forma de sus tetazas se marcó a través de la tela y los pezones se la marcaron en la camiseta.

Sin ninguna duda los tres nos quedamos mirando a sus tetas y Marta se dio cuenta.

Terminamos de cenar y nos fuimos a tomar una copa. Julio nos dijo que por lo menos como agradecimiento nos tenía que invitar a una copa.

Entramos a un local tranquilito, con gente ya de entre 30-40 años que conocían nuestros anfitriones.

Ya se notaba que Carlos y Marta tenían muchas ganas de estar a solas y se tomaban esto como un precalentamiento. Apenas nos prestaron atención y ya hablaban con sus caras casi pegadas y sus cuerpos en contacto. Se iban dando besitos en la boca, en la mejilla, Carlos la cogía de la cintura a Marta la tocaba el culo, se daban otro beso, se miraban con deseo, sonreían, otro beso, una confidencia al oido…os podéis imaginar.

Julio y yo les mirábamos casi sin hablar y yo con la polla bien dura.

- no me imagino lo que tienes que estar sintiendo Luis, esto tiene que ser muy morboso para ti…me dijo Julio.

- te aseguro que esto no es comparable a nada, se te pone el corazón a mil, los nervios en el estómago, una excitación brutal….además hoy…es la primera vez que voy a ver a mi mujer follando con otro…

- ah si?....no lo sabía…calla calla, entonces no me digas más…como tienes que estar…me dijo Julio…

Me dí cuenta que Julio no solo observaba a Marta con Carlos sino que también me miraba a mi analizando mis reacciones. Sin duda alguna era un morboso empedernido. También disfrutaba viéndome a mi excitado ante el espectáculo de mi mujer con Carlos.

Me miraba no en plan de deseo homosexual hacia mi, sino en plan morboso, ver como el marido se excitaba ante los cuernos de la mujer. Sin duda alguna también disfrutaba viendo como Carlos ya iba magreando el cuerpo de Marta.

No faltaba mucho para irnos al hotel.

No sé porque lo hice, pero viendo a Julio un señor tan educado, correcto y atractivo le dije…

- te gustaría venir con nosotros al hotel?...tendría que decírselo a Carlos y Marta…no sé que pensaran ellos….

La cara de Julio reflejó la sorpresa de mi propuesta…

- yo Luis…no sé…yo….ehhh…hombre no te voy a decir que no, pero por favor no quiero estroprearos la noche por supuesto…me parece bien que se lo digas a ellos….si aceptan por mi bien…pero vamos que tampoco tienes porque hacer esto Luis…es vuestra noche….vuestro juego…

- tranquilo…

Me acerqué a Marta y Carlos, ya directamente se estaban morreando, la toqué a Marta en el hombro y ella con las dos manos rodeando el cuello de Carlos giró la cara y al verme sonrió. Tenía una cara de zorra viciosa de esas que no se te olvidan…

- hay algún problema que venga Julio con nosotros al hotel?....les dije…solo para mirar…como yo…

Parece que la pregunta no les pilló tan de sorpresa como yo me esperaba, Carlos no puso ninguna objeción y miró a Marta como esperando su respuesta. Mi mujer encogió los hombros como diciendo que la daba igual y se volvió a lanzar a la boca de Carlos ignorándome por completo.

Me volví con la polla dura donde estaba Julio…

- parece que no hay ningún problema en que vengas con nosotros….

........................................

Media hora mas tarde ya estábamos entrando por la puerta de la habitación de hotel de Carlos. Lo tenía todo preparado. Nos dijo que nos pusiéramos cómodos y nos sirviéramos una copa.

Mientras él nos hablaba Marta le besuqueaba por el cuello agarrados los dos por la cintura.

Ya instalados, yo en un pequeño sillón con mi copa y a unos metros Julio, bien sentado de manera formal, piernas cruzadas con su whisky en una silla nos dispusimos a hacer de meros observadores de lo que iba a suceder.

En la cama en frente nuestro Marta y Carlos se comían la boca y se tocaban por todo el cuerpo. Carlos se sentó en la cama apoyando la espalda en el cabecero y Marta se sentó sobre él. Todavía estaba vestida, pero no por mucho tiempo.

Se seguían besando y ahora las dos manos de Carlos estaban en el culo de Marta por encima de sus leggins. Luego la quitó la camiseta y desde donde estábamos Julio y yo vimos las espalda desnuda de mi mujer.

Carlos metió la cabeza entre las tetas de Marta, nosotros no lo veíamos, pero era evidente que se estaba comiendo las tetas de mi mujer. Algo la dijo Carlos a Marta y mi mujer se quitó de encima de Carlos y se dio la vuelta.

Carlos seguía sentado sobre la cama, abrió las piernas y Marta se sentó delante de él. Ahora los dos miraban hacia nosotros. Carlos la abrazaba desde atrás.

Las imponentes tetas de Marta quedaron enfrente de nosotros.

Por primera vez desde que entramos en la habitación Marta y yo nos miramos. Carlos la acariciaba el estómago y fue subiendo sus manos poco a poco hasta que las tuvo sobre las tetazas de mi mujer.

Se las fue sobando lentamente, poco a poco, Marta giraba el cuello hacia Carlos para comerle la boca. Él no dejaba de tocar las tetazas de mi mujer, cada vez las apretaba mas fuerte, las estrujaba, las sopesaba…era muy morboso…

Miré hacia donde estaba Julio y él me miró a mi. Estaba igual de pendiente de lo que hacían Marta y su colega que de mis reacciones. Sin duda alguna también tenía alma de cornudo. Si le hubieran dejado elegir quien de los dos le gustaría ser, si Carlos o yo el marido cornudo y observador seguramente se hubiera quedado en mi situación.

Yo pensé que iba a estar mas cortado por la presencia de Julio, sin embargo lo que hacía era aumentar mi excitación. Cuando me volvió a mirar mi respuesta fue desabrocharme los pantalones. Tenía que liberarme un poco la polla. Me iba a explotar dentro del pantalón.

Éramos la imagen contrapuesta, yo medio recostado en el sofá sacándome la polla como un pajillero y Julio todo formal en su silla con las piernas cruzada y la espalda bien recta sin hacer ni un ligero movimiento.

La imagen de Marta en ese momento era muy morbosa, medio recostada sobre Carlos, besándose con él y dejándose magrear las tetas. Totalmente desnuda de cintura para arriba y todavía con los leggins rotos y los botines puestos.

Otra vez Carlos la volvió a decir algo al oido y luego la dio un pequeño mordisquito.

Marta llegó hasta el borde la cama y quedó sentada a la orilla. Julio y yo la teníamos delante a poco más de un metro. Sentada se agachó para desabrocharse los botines y sus dos tetas quedaron colgando de una manera increíble. Poco a poco se fue descalzando hasta quedar únicamente con los leggins puestos…

Se puso de pie y se acercó hasta donde estaba yo para darme un muerdo. Como se dice ahora me comí las babas de Carlos. Luego Marta metió la mano en mi pantalón desabrochado y poco a poco me fue sacando la polla. Cuando lo hizo me la acarició desde los huevos hasta la punta con la palma de la mano, muy suave, con esa mano me rozó en la mejilla y fue hasta donde estaba Julio…allí me dejó con la polla tiesa fuera de los calzones…

Se plantó ante él, se dio una vuelta delante de sus narices como para que Julio observara su cuerpo. Luego le acarició también la mejilla y le rozó con uno de sus pechos en la cara….

Ni me di cuenta en ese momento que Carlos ya venía hacia ella, totalmente desnudo y empalmado y ya con un condón puesto!!! Cogió a Marta desde atrás….

- no aguanto más…voy a follarte ahora mismo!!!!

Se fueron hacia la cama morreándose de manera salvaje mientras Carlos la iba desabrochando los leggins, cayeron en la cama y torpemente y presos de la excitación entre los dos terminaron de quitar los leggins de Marta.

Estaban desnudos y la polla de Carlos dura como una piedra y con la goma puesta….

Puso a Marta a cuatro patas y se colocó detrás. Se sujetó la polla y acto seguido se la clavó a mi mujer. Me sorprendió la facilidad con la que le entró la polla. Parecía que llevaran follando juntos toda la vida.

El gemido de Marta retumbó en toda la habitación y en ese momento volví a cruzar la mirada con Julio.

Carlos sujetó a Marta de la cintura y comenzó a embestirla con fuerza, se notaba que tenía muchas ganas de follarse a mi mujer. La tetas de Marta se movían delante y atrás ante los fuertes embites de Julio, jadeaba como una cerda y cerraba los ojos mostrando un gran placer.

No es que fuera un super follador o estuviera haciendo algo especial, sin embargo Marta parecía disfrutar el doble que cuando follaba conmigo.

Marta no abría los ojos ni decía nada, solo gemía muy alto y se mantenía a cuatro patas bien abierta recibiendo los pollazos de Carlos.

Yo me sujetaba la polla, no me la podía ni menear, pero aun así sabía que estaba a punto de correrme viendo por primera vez como se follaban a Marta en mis narices.

Que pensaría un señor como Julio viéndome recostado en el sofá con la polla en la mano mientras se follaban a mi mujer?. Otra vez nos miramos. Yo no iba a poder aguantar más.

Me sujetaba la polla con fuerza, sin mover la mano, estrangulándola para no correrme, pero era inevitable. El detonante fue una mirada. Carlos me miró a los ojos mientras no dejaba de follarse a Marta.

Me miró sintiéndose superior a mi. Incluso me dedicó una sonrisa. Me iba a dejar a mi mujer bien folladita esa noche. Lo ví en sus ojos…iba a estar dando pollazos a Marta hasta que las fuerzas le aguantaran…iba a aprovechar bien los 1000 euros…

De mi polla empezó a escupir leche mientras seguía mirando la escena y mirando también a Julio. Apenas llevaban un par de minutos follando y yo ya me había corrido…

Luego Carlos dio un buen azote en el trasero de Marta que no protestó…la cogió por las caderas y siguió metiéndosela una y otra vez…

........................................

En ese momento me sentí como un estúpido, allí medio recostado empapado de mi propia corrida.

Me levanté al baño para limpiarme, desde dentro escuchaba los gemidos que casi eran gritos de placer de Marta, a veces cerraba los labios intentando no hacer tanto ruido y se oía un “ ummmm… ummmmmm…ummmmmmm” pero cuando se quedaba sin aire volvía a gemir de manera tremenda “ ahhhhhhhh ahhhhhhhhhhhh”.

Los cuerpos no dejaban de chocar y de vez en cuando se escuchaba otro azote en el culo de Marta. Menuda follada la estaba pegando.

Cuando salí del baño, Julio se había quitado la americana, pero seguía sentado de manera impecable con su whisky. Le había entrado calor. Yo me serví otra copa y luego me senté de nuevo en mi sillón.

Carlos y mi mujer no habían cambiado de postura, seguía a cuatro patas y la seguía follando con dureza. A veces se inclinaba sobre la espalda de Marta y la tocaba las tetas mientras seguía bombeando dentro de ella. Luego se volvía a poner recto, la cogía de las caderas y a darle duro, intercalando de vez en cuando algún azote en el trasero de Marta.

Mi mujer ya no se cortaba un pelo. Que morbo me daba escucharla gemir así. Como lo estaba disfrutando la muy puta. Parecía que llevaba toda la vida follando con desconocidos delante de mi. Estaba muy suelta, demasiado diría yo. Debía ya estar cansada de la posición, así que se apoyo sobre los codos y en cuanto se metió una mano entra las piernas para masturbarse no la quedó mas remedio que poner la cara contra la almohada…

Por supuesto que no tardé nada en volverme a poner duro. Mi polla reaccionó ante los gemidos y caras de placer que ponía Marta.

Unos minutos mas tarde Carlos propinó un par de azotes bien duros en el culo de Marta, mi mujer intentó protestar, pero Carlos la dijo…

- cállate puta!!!!!!, date la vuelta…que me quiero correr encima de ti!!!!!!

Marta se quedó tumbada completamente boca arriba. Carlos se sentó sobre su estómago, se quitó el condón y meneándose la polla comenzó a llenar de leche las tetas y la cara de mi mujer…

- ahhhhhhhhhh, toma……….me corrooooooooo…siiiiiiiii…me corrooooooo….tomaaaaaaaaaaaa!!!!!!!!!!!!!!! joderrrrrrrrrr me corroooooooooooooooooo!!!!!!!!

Marta con una mano le sujetaba por el culo mientras recibía la corrida con cara de puta y con la otra se frotaba su coño hasta correrse a la vez que Carlos…

- ummmmmmmmmm siiiiiiii, córrete encima de mi…córrete en mi cara!!!!!!!!!!...chilló excitada como una perra en celo…

Cuando Carlos terminó de correrse se dejó caer a un lado, recuperándose del polvazo que la había pegado a Marta. Mi mujer recostada sobre la cama se apoyó en los codos y me miró a los ojos.

La imagen era tremenda, todavía jadeaba aceleradamente, estaba acalorada, pero lo mas llamativo es que estaba totalmente cubierta de semen, las tetas, la cara, el pelo, el cuello…. Se quitó el semen de su cara con las manos, se miraba las manos observando la cantidad de liquido que había en ellas, luego se lo restregó por las tetas…estaba empapada en lefa…

- ummmm….que bueno, dijo Marta…Luis me acercas un poco de papel del baño para limpiarme?


Carlos se giró hacia ella y la dio un pico antes de levantarse completamente desnudo de la cama, nos cruzamos cuando yo iba de camino al baño…

- menudo polvazo…joder que ganas tenía de follarme a tu mujer…me dijo…

Yo no le dije nada, solo cogí el papel y se lo dí a Marta. Me senté en la cama a su lado viendo como se limpiaba el semen de su cuerpo. Cuando terminó me dio los trozos de papel mojado para que los tirara a la basura.

En el otro lado de la habitación, Carlos desnudo se servía una copa mientras hablaba con Julio. Era como si estuvieran tramando algo. Luego Marta se levantó, se puso la camiseta que llevaba al principio que estaba tirada por el suelo y fue hasta donde estaban ellos.

Por lo menos mi mujer conservaba un poco el pudor pensé. Aunque bien pensado viéndola caminar hacia donde estaban ellos, la camiseta la marcaba las tetas y solo la cubría medio culo. Les pidió otra copa para ella.

En este pequeño descanso yo me sentía un poco ridículo mas que nada porque estaba con la polla dura y los otros tres parecían como si nada. Por suerte no duró mucho este parón y tres minutos mas tarde Carlos ya la estaba quitando la camiseta a Marta y besándola la llevó hasta la cama.

Mientras se morreaban Marta le estuvo pajeando hasta que su polla volvió a ponerse bien dura. En ese momento Carlos se volvió a poner un condón y la dijo a mi mujer…

- chúpame un poco la polla Marta…enséñale a tu marido y a Julio como lo haces!!!

No tuvo que repetírselo dos veces, Marta tumbada boca abajo comenzó a besuquear la polla de Carlos y al momento se la metió en la boca. Se la estuvo mamando un buen rato y eso seguro que la puso bien cachonda porque al poco se metió una mano entre las piernas y comenzó a masturbarse mientras se la chupaba a Carlos.

Cuando consideró que ya la tenía bien dura y mojada Marta se puso encima de él y cogiendo la polla de Carlos se la fue introduciendo poco a poco en el coño. Se dejó caer lentamente y cuando volvió a levantar el culo ya vi que él tenía la polla dentro de Marta, luego Marta se volvió a dejar caer hasta que los huevos rebotaron contra su culo.

Me volvió a sorprender la facilidad para acoplarse el uno al otro. Con que suavidad le entraba la polla en el coño de mi mujer. Cualquiera diría que es la primera vez que follaban juntos.

Marta comenzó a cabalgar con fuerza sobre la polla de Carlos, sus tetazas se movían al ritmo que lo hacían. Carlos no dejó ni un centímetro del cuerpo de Marta sin tocar, cuando se cansaba de sus tetas, pasaba a su culo, luego el pelo, las piernas, la daba un azote, la pellizcaba los pezones, la obligaba a Marta cogiéndola del pelo a recostarse sobre él para comerla la boca y cuando la soltaba y Marta volvía a poner las manos en el pecho de él para follarle mejor Carlos la azotaba de nuevo en sus nalgas.

Por los gemidos y los gestos de los dos se notaba que lo estaban disfrutando al máximo, Marta seguía encima de él, bajó su cuerpo hasta que sus tetas rozaron el cuerpo de Carlos y éste empezó a embestir desde abajo a Marta. Desde donde estábamos Julio y yo veíamos perfectamente como los huevos de él golpeaban duro contra el culo de mi mujer.

La hizo darse la vuelta, ahora seguía cabalgándole pero de espaldas a él. Marta apoyó las manos en las piernas de Carlos y comenzó mover su culo de forma sensual. Carlos desde donde estaba no dejaba de mirar y de azotar el culo de mi mujer.

Por nuestra parte Julio y yo teníamos una vista perfecta de las tetas de Marta que miraba hacia nosotros. Me encantaba ver el bamboleo de sus tetazas al ritmo en que follaban. Marta me miró y en ese momento no pude mas y me saqué la polla. A mi mujer se la escapó una sonrisa y se movió mas rápido sobre la polla de Carlos.

Luego miré a Julio, él me miró a mi, mientras le miraba escuchaba los gemidos de Marta y Carlos y los azotes en el culo de mi mujer. Me meneé la polla lentamente mirando a Julio. Era como decirle, “mira que dura se me pone cuando follan a mi mujer”

Un nuevo cambio de postura de los amantes hizo que volviera a estar pendiente de ellos. Carlos puso a mi mujer totalmente boca abajo y él se puso encima. Desde ahí se puso a bombear con fuerza. Marta ya no me miraba, el que lo hacía era Carlos, cuando me miraba la embestía con mas fuerza a mi mujer.

Marta se metió la mano entre las piernas, señal inequívoca de que ya estaba a punto de correrse. Solo la faltaban unos pequeños toques de sus dedos sobre el clítoris. Sus gritos de placer eran escandalosos.

Cuando Carlos la vio la cogió los brazos e impidió que Marta se pudiera masturbar…

- espera no te corras todavía…ven conmigo…dijo Carlos…

Se puso de pies con la polla bien dura, el condón le brillaba de los jugos del coño de Marta. Sacó a mi mujer de la cama y la acompañó sujetándola de la cintura y la llevó hasta donde estaba Julio. Marta no protestaba. El ritmo de sus jadeos iba disminuyendo pero en su cara vi lo cachonda que estaba a punto de correrse. Carlos puso a mi mujer desnuda como estaba delante de Julio que miraba incrédulo la escena…

- ven..siéntate en su regazo…dijo Carlos…

Marta le obedecía sin poner ninguna objeción y desnuda como estaba se sentó en las rodillas de Julio que la sujetó por la cintura como si fuera una niña. Mi mujer quedó enfrente de mi y Julio me miró y en su cara pude ver como una mezcla de disculpa…como pidiéndome perdón por tocar a mi mujer…

- que te parece?, dijo Carlos…

- está muy bien, dijo Julio…es muy guapa…

- muy bien?...jajaja…está muy buena joder y tienes a su marido ahí delante con la polla en la mano…quiero que le mires y le toques las tetas a su mujer…por Marta no te preocupes que está encantada…

Marta se puso enfrente de mi bien erguida mostrándome sus tetazas, yo me sujetaba la polla sin ya poder masturbarme del calentón que tenía. En ese momento no pensé lo que estaba pasando o si eso era lo pactado en las condiciones.

Nunca había estado mas excitado en mi vida. Y Marta posiblemente tampoco.

Con la mano temblorosa Julio tocó una de las tetas de mi mujer. Me miró a los ojos y seguía viendo como me miraba como disculpándose. Marta me miraba a su vez con cara de puta. Se estaba dejando sobar como una zorra…

- venga tócaselas bien!!!!....has visto que tetazas tiene Marta?, dijo Carlos…

- si, son fantásticas, dijo Julio ahora sopesando las tetas de Marta ya con las dos manos…

Marta cerró los ojos en señal de placer y comenzó a mover su cuerpo al ritmo en que Julio la tocaba las tetas. Se estaba comportando como una cerda.

Y yo mirándoles sujetándome la polla.

Luego Marta hizo algo que no me esperaba, echó una de sus manos hacia atrás y le tocó el paquete a Julio que le pilló de sorpresa, pero se dejó hacer. Dejó que mi mujer le acariciara el paquete mientras él la sobaba las tetas a ella sin dejar de mirarme…por primera vez pareció que Julio perdía un poco la compostura.

Era lo mas normal teniendo a mi mujer desnuda sentada en sus piernas.

Pero Carlos que era el maestro de ceremonias consideró que ya había sido bastante y volvió a coger a Marta por el brazo y la llevó hasta el sofá en el que estaba yo. La puso de pies apoyando las manos en uno de los reposa brazos. Él se puso detrás y sin más se la metió.

Mi mujer ya parecía que había perdido la voluntad propia y se dejaba follar sin ningún problema.

- ahora vas a ver bien de cerca como me follo a tu mujer…es eso lo que querías no?, dijo Carlos metiéndosela desde atrás…


Aquello fue tremendo, tenía la cara de Marta a escasos centímetros de la mia, moviéndose delante y atrás ante la follada de Carlos. Casi me gemía en la oreja, oía el cuerpo de Carlos chocar contra el culo de Marta.

Y yo me seguía sujetando la polla sin poder ni meneármela...

Estiré el brazo y toqué las tetazas de Marta que se balanceaban al ritmo es que Carlos la penetraba desde atrás…

- eso es, tócala las tetas a tu mujer!!! Eres el único de los tres que faltaba por tocárselas…dijo Carlos…o prefieres follártela?…si es que puedes…

Se salió de dentro de Marta y me dijo que me levantara del pequeño sofá en el que estaba…

- ponte ahí Marta…dijo Carlos mandando a mi mujer ponerse a cuatro patas en el sofá…

Marta volvió a obedecer sin rechistar. Estaba disfrutando de todo aquello la muy puta. Me quedé de pies junto a Carlos que seguía desnudo y empalmado y yo a su lado con el vaquero desabrochado y la polla fuera…

- o quieres que te enseñe como tienes que follarte a tu mujer?...

En cuanto dijo esto Carlos se la metió a Marta desde atrás y la embistió con fuerza varias veces delante de mis narices y la propinó un par de azotes en su culo. Luego se salió de ella y vi como me ofrecía el lugar en el que él había estado…

Yo me puse detrás de Marta que seguía con la respiración acelerada. Me daba mucho morbo verla así a cuatro patas totalmente expuesta al que se la quisiera follar…

- venga fóllatela joder!!...no ves que se muere por tener una polla dentro?...dijo Carlos…pero no te corras dentro que no quiero luego follarla con tu semen dentro…

Puse la polla a la entrada de su coñito. Mi excitación era máxima, parecía que su coño tenía vida propia, palpitaba de placer abriéndose y cerrándose y sin mas se la metí desde atrás sujetándola por la cintura. Marta recibió mi polla con un gemido tremendo. Nunca me había mostrado tanto placer de tener mi polla dentro.

Me follé a mi mujer apenas unos segundos. Os aseguro que meterla en el coño de tu mujer despues de que otro se lo haya dejado bien abierto es una sensación indescriptible…

- la habías visto alguna vez tan cachonda?...dijo Carlos…

Yo ya había sacado mi polla de dentro de ella porque no quería correrme dentro como me mandó Carlos, había dejado mi polla apoyada sobre su culo y Marta movía las caderas ansiosa porque se la metiera. Pero yo ya no podía mas…mi corrida era inminente si lo hacía…

Carlos fue donde estaba Julio y le dijo algo al oido…Julio negó con la cabeza…no sé que le estaría proponiendo pero me lo podía imaginar…

- venga métemela…no me tengas así….fóllame!!! escuché que me pedía Marta desesperada golpeando su culo contra mi polla…

- me encanta que tu mujer esté así de caliente…dijo Carlos…se me está ocurriendo una cosa…

Tampoco había que ser muy listo para saber lo que estaba pensando Carlos. Allí estaba desnudo de pies, con la polla dura dirigiendo todo, Julio sentado con una cara entre miedo y pidiéndome disculpas, Marta a cuatro patas delante de mi moviendo su culo para que se la clavara y yo sujetando de las caderas patéticamente a mi mujer apoyando mi polla contra la raja de su culo, sin podérsela meter porque estaba a punto de correrme.

- ya vas a correrte eh Luis?, me dijo Carlos…que te parece si le dejamos también a Julio que se folle a Marta?

Ni os podéis imaginar como me excitaron aquellas palabras.

Miré a Julio y él con la cabeza solo hacía que negar…

- ya sé que no es lo que habíamos hablado, volvió a decir Carlos…pero tampoco estamos incumpliendo nada…

- yo casi prefiero que no, dijo Julio, esto es una cosa vuestra, bastante que me habéis dejado estar presente…además no creo que quieran Luis y Marta…

- que dices Luis?...dijo Carlos…has venido aquí a ver como se follan a tu mujer no?...no creo que te disguste la idea porque parece que tienes la polla mas dura que antes, dijo mirando hacia mi rabo…

Yo en ese momento no sabía que hacer. Todo fue muy rápido y estaba tan excitado que no podía pensar. Por un lado si que quería ver a Marta follada por Julio pero por otro lado no, era como tratar a mi mujer como una puta y como que se iba la cosa un poco de las manos. Que hubiera pasado si había 4 o 5 tíos en la habitación, iba a dar permiso a todos para follarse a Marta? Había que poner un limite a esto.

Pero yo en ese momento no lo puse. E hice lo más lógico en estos casos. Dejar que Marta decidiera…

- ehhh…no sé…lo que quiera Marta, dije yo…

Carlos sonrió y le dijo a Julio que se levantara, luego se acercó hasta donde estaba Marta y la dio un morreo tremendo…

- que me dices Marta?...quieres que te follemos los tres verdad?...dijo Carlos…


Los tres esperamos la respuesta y miramos a mi mujer que seguía a cuatro patas en el pequeño sofá, ella me miró como para comprobar que yo estaba de acuerdo y después dijo…

- si...dile a tu amigo que me folle, le dijo a Carlos…venga ven aquí Julio…no puedo esperar mas…

- ponte detrás de ella, le dijo Carlos a Julio que se acercaba tímidamente…

Yo me quité de detrás de mi mujer y Julio ocupó mi lugar, Carlos se acercó a él y le dio un preservativo…

- vamos a que esperas?...fóllatela de una vez!!!!!!!!!

Julio se desabrochó el pantalón y luego se bajó el calzoncillo. Sacó el preservativo y temblando atinó a ponérselo en la polla. Delante de él tenía a mi mujer abierta para dejarse follar. En ese momento con los pantalones en los tobillos no me pareció tan elegante, pero cogió a mi mujer por la cintura y sujetándose la polla la puso a la entrada de el coño de Marta y empujó hasta que Julio y mi mujer gimieron a la vez. Con suavidad la sacó un poco y se la volvió a meter despacito.

Ya se estaba follando a Marta.

No tenía nada que ver como lo hacía él a como lo hacía Carlos, las embestidas de Carlos eran duras acompañadas de unos buenos azotes, Julio se la follaba con suavidad, se la metía dulcemente, sus cuerpos no llegaban a chocar, solo era su polla que entraba y salía mientras la cogía de la cintura. A pesar de eso Marta gemía ansiosa. Yo noté que estaba a punto de correrse.

Yo miraba el espectáculo sujetándome cada vez mas fuerte la polla, no iba a poder aguantar mucho mas sin poder correrme. Carlos se puso a mi lado…

- que te parece Luis, has visto como disfruta Marta?...es puro morbo, ni te imaginabas que iba a pasar esto verdad?, yo tampoco lo pensaba…pero en menos de 10 minutos ha tenido tres pollas dentro y está teniendo la mejor noche de sexo de su vida…ahora mismo está tan cachonda que da igual quien se la folle…mira…

Y diciéndome esto se puso al lado de Julio y le dijo que le dejara un momento. La polla de Julio salió de dentro de mi mujer, pero Carlos se puso detrás y al momento ocupó su lugar metiéndosela hasta el fondo. Comenzó a follársela con fuerza embistiéndola hasta que los cuerpos sonaban al contacto y de vez en cuando la daba algún azote…

La imagen de Marta despatarrada en el sofá dejándose follar era tremenda. Era como que ya no tuviera voluntad propia. Solo estaba disfrutando de sexo. Dejándose llevar, era un cuerpo predispuesto a quien se la quisiera follar…

Carlos sacó la polla de dentro de Marta y la dio varios golpecitos en su coño, Marta seguía gimiendo ante el contacto del miembro de Carlos…

- por favor métemela…suplicó Marta moviendo las caderas…métemela!!!

- ven Julio…ya puedes volvérsela a meter…dijo Carlos…

Aquello era increible, Julio ocupó el lugar de Carlos y volvió a clavársela a mi mujer que yo creo que en ese momento ya ni sabía quien se la follaba. Solo ví que se metía la mano entre las piernas buscando acariciarse el clítoris para correrse mientras Julio la follaba suavemente.

Aquello ya fue demasiado para mi, Marta se masturbaba furiosa y comenzó a mover el culo con fuerza hacia atrás para chocar con el cuerpo de Julio, casi era ella la que se follaba a Julio. Yo me dejé ir y de pies en la alfombra del hotel me sujeté la polla y comencé a correrme de una manera salvaje viendo aquello.

Unos instantes mas tarde era Marta la que se corría gimiendo escandalosamente y haciendo rebotar su culo contra el cuerpo de Julio que por la cara de placer que tenía y acelerando sus acometidas en busca del encuentro del culo de mi mujer ya estaba a punto también…

- tu córrete dentro…no la saques!!!, dijo Carlos bien alto intentando que Julio le escuchara ante los gritos de placer de mi mujer…

Julio no dijo nada, solo se dejó caer ante la espalda de Marta y su culo se tensó para correrse dentro de mi mujer…

Acababa de vivir la escena de sexo mas brutal de mi vida.

Cuando Julio se salió de dentro de Marta mi mujer todavía jadeaba en el sofá, se dio la vuelta y se medio espatarró tratando de recuperar la respiración, pero Carlos no había terminado, se puso de pies ante ella, se quitó el condón y masturbándose se corrió en las tetas de Marta que recibió la corrida de él mirándome a los ojos con una cara de puta acojonante.

Luego se levantó con las tetas pringadas del semen de Carlos, se acercó, me dio un muerdo y me dijo…

- ummmmm…lo he pasado fenomenal…que pasada!!!...te ha gustado eh?...dijo mirando mi corrida en la alfombra…

Después preferí dar por terminado aquello. No me hacía falta ver mas. Aunque no habían pasado las dos horas que acordamos les dejamos solos en la habitación a Carlos y a mi mujer.

Yo salí con Julio de la habitación que volvió a disculparse de nuevo…

- lo siento Luis…espero que no te sintieras molesto con lo que ha pasado…para mi también ha sido difícil, estoy casado y la situación me ha superado…ha sido todo muy morboso…


No le dije nada en plan reproche, le comenté que me iba a ser difícil conciliar el sueño después de lo visto, por lo que Julio se ofreció a invitarme a tomar una copa.

Entramos a un bar y estuvimos hablando un poco de todo. Le conté todo lo que había hecho con Marta, lo de Fran, Marcos…me parecía raro y a la vez morboso confesarme con aquel tío, todo educado y que además acababa de follarse a mi mujer delante de mis narices.

Estuvimos casi dos horas hablando de esto, al final le pregunté que que le había parecido follar con Marta…

- ha sido lo mas morboso y excitante que he hecho nunca, allí contigo delante, con Carlos y tu mujer que es muy guapa…estoy en deuda con vosotros…me dijo Julio…

Me despedí de Julio y cuando llegué a la habitación del hotel todavía tuve que hacerme una paja más para poderme dormir. Pensé en como se estaría follando Carlos a mi mujer y en lo que estarían haciendo ellos solos.

Sobre las 9 de la mañana o así llegó Marta a la habitación y nos bajamos a desayunar, notaba en su cara que estaba cansada aunque me dijo que si que había dormido unas 3 horas o así.

También me dijo que por la mañana cuando se despertaron todavía habían vuelto a follar una vez mas.

Así que estuve desayunando con Marta, que estaba recién folladita, luego me dijo que podíamos dar una vuelta por Madrid que me iba a hacer un regalo con los 1000 euros que nos había dado Carlos.

Durante ese día ya no hablamos nada mas de lo que sucedió por la noche con Carlos, los detalles me los fue dando en sucesivos días…

Sin embargo yo no había quedado totalmente satisfecho con este encuentro, había sido muy morboso y me había corrido de forma increible, en el aspecto sexual no tenía queja, fue insuperable, pero aquello estaba entrando en una espiral que ya no me gustaba tanto…era como si Marta ya no tuviera reparo en follar con el que se le pusiera por delante y esa parte no me gustaba.

Unos dias mas tarde me senté a hablar con Marta. No me quedó mas remedio que parar la bola de nieve de los últimos 5 meses…

........................................

Hola a todos!!!

Bueno amigos, ha llegado el día, después de mas de 3 años de compartir todas las experiencias que he ido teniendo con Marta, siento deciros que voy a dar por finalitzada la hstoria.

Me queda un último relato que espero que disfruteis y que pondré la semana que viene.

Hay mas situaciones que se han dado, otras historias, pero ya no me siento con fuerza para seguir y alguna vez tenía que acabar.

Un saludo amigos

........................................

Como había cambiado todo en ese 2012. Antes de empezar el verano yo pensaba que el juego con mi mujer estaba perfectamente controlado, solo había follado conmigo y Marta en los momentos de máxima excitación era la que mantenía la sangre fría.

Pero unos meses mas tarde ya se la habían follado 5 tíos. Ya podía decir que era un cornudo completo. Había pasado por muchas de las combinaciones posibles…

Primero me confesó que en su despedida de soltera me había sido infiel por primera vez. Es decir el día de nuestra boda ya se había follado a otro. Ya cuando me casé con ella era un cornudo y además sin saberlo. En su día me sentó mal, pero ahora la tengo que dar las gracias a Marta. Me da mucho morbo pensar que cuando nos casamos ya me había puesto unos buenos cuernos.

Luego fue Fran, por entonces uno de nuestros mejores amigos, quizás con él fue con el que mas sentimientos contradictorios tuve. Folló con él varias veces y yo quizás ha sido con el que mas excitación he tenido pero a la vez miedo de que se pudiera encoñar con él y estropear nuestra relación. Yo creo que ese doble juego peligroso es lo que me provocaba unos calentones fuera de lo normal. Además con Fran ha sido, a parte de mi claro, con el único con el que ha repetido mas días.

Con Miguel el chico que conocimos en la boda, ya me puse sobre aviso. Marta ya se había desatado y no dudó en follarse a un chico que acabábamos de conocer ese día. Fue también muy morboso escuchar los gemidos en su piso mientras compartía fotos con su otro compañero y a la vez me miraba como diciendo “joder que gilipollas se están follando a su mujer y él aquí conmigo con la polla dura”

Y por último la noche de hotel con Carlos, a la que se unió un colega suyo por petición mía, al final se la follaron los dos. Cuando invité a Sergio no pensaba que él fuera a participar, aunque en mi fuera interno si deseaba que él también se follara a Marta. Fue la primera vez que la vi follar con otro. Además Carlos pagó por follar con Marta una buena cantidad de dinero, por lo que fue su puta particular. Este detalle nos daba mucho morbo a mi mujer y a mi.

Así que como digo había habido un poco de todo, infidelidad no consentida, follar con un amigo hasta casi encoñarse con él, hacerlo con un desconocido mientras yo los escuchaba desde el salón y ver como otro tío pasaba una noche con ella por dinero y estando yo presente.

Este último encuentro con Carlos en el hotel no me había dejado todo el buen sabor de boca que yo esperaba. Es verdad que me había excitado mucho ver a Marta follando con él y luego ver como se unió Sergio para también follarse a Marta.

Sin embargo ya no me pareció la Marta del principio. Esa que controlaba todas las situaciones y su cuerpo perfectamente. Ahora estaba desatada. No la importaba follar con quien fuera. Si le conocía de un día como el de la boda se lo tiraba, que Sergio quería participar pues adelante, se la podía meter sin problemas…

Estaba claro que ya pocos límites tenía Marta. Pero no era mi mujer la que estaba esa noche en la habitación del hotel abierta a cuatro patas en el sofá. No la reconocía. Se había abandonado al placer. Cualquiera que hubiera entrado en la habitación ese día se podía haber follado a Marta.

Y eso ya no me gustaba.

Como os decía era como una bola de nieva que había comenzado a rodar y era muy difícil detenerla. Pero había que intentarlo.

Está claro que yo no quería terminar con esto. Me encanta que Marta folle con otros, que les haga pajas, que se deje sobar, pero había que llegar a un termino medio. Tenía que exponerla a Marta mis miedos y temores, sentarnos a hablar, ver hacia donde conducía todo aquello y si realmente es eso lo que quería.

Yo lo tenía claro, no me apetecía nada que cada fin de semana se follara un tío distinto a mi mujer. Mi idea era distinta.Hacer vida normal y de cuando en cuando pudiera surgir alguna situación morbosa cada 4 o 5 meses pues aprovecharla, seguir con el juego con Marcos…

Eso es lo que a mi me apetecía. Algo que fuera mucho mas controlado…

Me senté a hablar con Marta y la expuse todo esto, quería que ella me dijera también como se sentía, si la parecía bien. Mi mujer me reconoció que luego estaba algo avergonzada de su actitud el día del hotel, tenía que volverse a centrar en buscar un buen trabajo, en sus amigos, familia, en el deporte…

Me reconoció que había disfrutado mucho follando con los otros, sabiendo que yo estaba ahí y consintiéndolo, pero era mejor parar un poco y lo que yo pensaba. Que fueran situaciones mucho mas espaciadas en el tiempo. Como un capricho de vez en cuando, una o dos veces al año. Tenía que ser algo especial y morboso, sin embargo hacerlo tan frecuentemente iba a hacer que perdiera la magia y ya nuestra vida girara casi alrededor de estos temas liberales de intercambios.

Estuvimos de acuerdo en recuperar nuestra vida normal. Siempre estando de acuerdo en que pudieran pasar cosas con otros tíos., pero como algo esporádico. Eso hacía que cuando ocurrieran las cosas las íbamos a disfrutar mucho mas los dos.

Tres semanas mas tarde de esto, quedamos para salir de fiesta todos los amigos, Marcos, Eva y un grupo de mas de 15 personas. Marta iba con un vestido negro con un buen escote, medias negras y unas botas hasta las rodillas con un buen tacón.

Nos tomamos nuestras copitas y Marta estaba un poco mas fría de lo normal. Sobre todo con Marcos que se la había acercado un par de veces y una de ellas cuando la tocó el culo a Marta mi mujer le había retirado la mano.

Pero la noche fue pasando y después de varias copas, una de las veces que fui al baño al volver me encontré a Marta y a Eva hablando con dos chicos. Parece ser que las habían entrado y estas les seguían un poco el rollo. A mi por parte de Eva me parecía bien porque no tenía novio, pero Marta también les seguía el juego para no dejar sola a su amiga.

Verla hablar con ese chico me encendió la polla. Que bonita es la teoría pero ves como ya no eres dueño de tu cuerpo en cuanto te tomas unas copas, la música, la noche, ves a tu mujer zorrear con otro.

Cuando dejaron a los chicos Marta vino donde estaba yo y la sobé bien el culo. Ella me miró y al momento supo que ya estaba cachondo. Pero es que yo también veía que se la había despertado la zorra que llevaba dentro.

No tardó en ir a buscar a Marcos para echarse unos bailes con él. Y así toda la noche, bailecitos, roces y mas de una vez sé que la mano de Marcos fue al culo de mi mujer. Y Marta ya desbocada.

Ya nos íbamos a ir para casa, como yo había bebido nos cogeríamos un taxi con Eva y Marcos. Antes de salir del último bar Marta se me acercó melosa como ella sabe…

- Luis que te parece si le digo a Marcos que hoy suba a casa…ya sabes…me apetece jugar…

- Joder Marta no me hagas esto…eso no es lo que habíamos hablado…

- Ya lo sé…venga una última vez…luego te prometo que me estaré tranquila, ya lo sabes…te doy mi palabra…pero hoy me apetece mucho, es como algo que tenemos pendiente…luego pararemos de verdad…

- Asi que ya lo tienes decidido no?...hoy quieres follarte a Marcos?, la dije apretándola contra mi cuerpo para que notara mi polla dura.

Ella me miró con cara de zorra y me contestó.

Si.

Quizás ese hubiera sido un buen momento para frenar bien la caida de la bola de nieve. Pero uno es como es. En ese instante me apeteció mucho ver como Marcos se follaba a Marta. Con unas copas de mas en mi cuerpo y un calentón considerable no pude negarme.

Cogimos un taxi Marcos, Eva, Marta y yo. Yo iba delante y dejamos primero a Eva. Luego cuando Marcos iba a dar su dirección al taxista Marta se le adelantó y le dio nuestra dirección.

- no te apetece tomarte la última en nuestra casa?, le dijo Marta mientras le pasaba una pierna por encima y le daba unos besitos por el cuello…

Durante el camino a casa Marta no le quitó la pierna encima a Marcos, le fue rozando todo el rato con el muslo el paquete a Marcos mientras le iba dando besitos poco a poco por el cuello. Marcos la tenía sujeta por la cintura y de vez en cuando la tocaba el culo por encima del vestido.

Varias veces miré hacia atrás y crucé la mirada con Marcos. El muy cabrón me miró con cara de salido.

En cuanto entramos en casa se pusieron a morrearse en plan salvaje, estaban de pies y Marcos metió las manos bajo el vestido de Marta tocándola el culo….Marta ya estaba jadeando, se dio la vuelta dándole la espalda a Marcos…

- quítame el vestido!!!, le dijo…

Marcos desabrochó la cremallera y Marta dejó caer el vestido al suelo, en un momento se quitó el sujetador y las botas. Ya solo llevaba puesto unas medias finas hasta la cintura y debajo se la transparentaba el tanguita.

Se fueron hasta el sofá mientras se seguían comiendo la boca, Marta se sentó sobre él y Marcos metió la cabeza entre las dos tetazas de Marta apretándoselas con las manos. Luego la chupó los pezones y Marta le sujetó la cabeza para que lo hiciera.

Cuando la estaban comiendo las tetas Marta me miró y me dijo que me acercara. Que me sentara allí con ellos. En cuanto lo hice Marta se puso de pies sobre Marcos, se inclinó y le comenzó a desabrochar el pantalón. Marcos levantó las caderas y dejó que mi mujer le sacara todo el pantalón.

Apareció su gorda y empalmada polla ante nosotros.

Marta se puso de rodillas entre sus piernas y con ansía se puso a mamársela…

- ummmmmmmmm…joder despacio Marta…despacio!!!!, dijo Marcos…

- que te pasa?...ya vas a correrte?, le dijo Marta sujetándole la polla después de sacársela de la boca…

- no sé que me pasa, pero estoy muy caliente si…dijo Marcos…no sé, el verte así tan excitada me pone mucho…


Marta se sentó sobre él y le dijo…

- si, hoy estoy muy excitada y va a ser un dia especial para ti

- porque?, dijo Marcos...

- llevas mucho tiempo esperando una cosa…hoy voy a follarte delante de Luis!!

En cuanto escuché esas palabras mi polla palpitó dentro de mi pantalón y lo único que pude hacer fue desabrocharme el pantalón y sacármela allí delante de ellos…Marcos se había quedado sin saber que hacer, me miró como para ver mi reacción y me encontró con la polla en la mano…

- joder Marta…hace mucho que ya sabes…que no lo hago con nadie…dijo Marcos…

- ummmm…mejor, dijo Marta, eso no se olvida tranquilo…saca un preservativo, vamos...no puedo esperar mas!!!!!!!!!

- Un preser…preservativo?...dijo Marcos tartamudeando

- Si, un condón, dijo Marta…vamos, hoy quiero que me folles, o es que no quieres?

- Si…si…lo que pasa es que no tengo….como hace tanto que no pillo…

Aquello si que no lo esperábamos. Durante unos instantes Marta dudó, allí sentada sobre él con las tetazas en su cara y Marcos con las manos sobre el culo por encima de las medias. Marta tenía las mejillas encendidas por el sofocón. Me miró…

- oye Luis nos queda alguno?...dijo Marta

- que va….hace tiempo que no tenemos por casa, dije yo

- joder no me lo puedo creer, dijo Marta, hoy te iba a dejar que me follaras, tenía muchas ganas…joder que putada!!...pero a quien se le ocurre salir sin condones?...

Marcos no hacía mas que disculparse y Marta se frotaba sobre su polla mordiéndose el labio de lo cachonda que estaba. Se volvió a arrodillar ante él y le dio varios muerdos a su gruesa polla. Yo me pajeaba despacio viendo la escena. También estaba a punto de correrme como Marcos.

Marta se metió la mano entre las piernas y comenzó a frotarse el coño por encima de las medias mientras le chupaba la polla a Marcos. Con sus tetazas le rozaba los muslos y de vez en cuando me miraba a mi para ver como me pajeaba. En su cara vi lo realmente cachonda y excitada que estaba, le pasaba la lengua por toda la polla y no dejaba de mirarme. Apenas le acariciaba la polla a Marcos con la lengua, era como si no quisiera que se corriera. Se volvió a poner de pies, se inclinó ante Marcos, le dio un muerdo y le dijo….

- por detrás!!!!

- queeeeeeeeeeeeeee?, dijo Marcos

- Marta!!!!!

- fóllame por detrás!!!

- por detrás?, dijo Marcos…

- si, por detrás….por el culo!!!...me has entendido bien?...quiero que me des por el culo!!!, dijo Marta poniéndose a cuatro patas en el sofá todavía con las medias puestas…

Marta se metió la mano entre las piernas y comenzó a frotarse el coño por encima de las medias mientras le chupaba la polla a Marcos. Con sus tetazas le rozaba los muslos y de vez en cuando me miraba a mi para ver como me pajeaba. En su cara vi lo realmente cachonda y excitada que estaba, le pasaba la lengua por toda la polla y no dejaba de mirarme. Apenas le acariciaba la polla a Marcos con la lengua, era como si no quisiera que se corriera. Se volvió a poner de pies, se inclinó ante Marcos, le dio un muerdo y le dijo….

- por detrás!!!!

- queeeeeeeeeeeeeee?, dijo Marcos

- Marta!!!!!

- fóllame por detrás!!!

- por detrás?, dijo Marcos…

- si, por detrás….por el culo!!!...me has entendido bien?...quiero que me des por el culo!!!, dijo Marta poniéndose a cuatro patas en el sofá todavía con las medias puestas…

En cuanto escuché aquellas palabras de boca de mi mujer tuve que soltarme la polla. Casi hace que me corra al instante. Yo no sé si había pensado muy bien lo que había dicho.

Es verdad que Marta no era virgen por el culo, pero no era una gran folladora por detrás, había que trabajarla bien la zona y no era una de sus prácticas favoritas el sexo anal, muchas veces la hacía daño o tenía molestias. Pero cuando estaba muy cachonda la daba morbo que la dieran por el culo, se sentía bastante puta dejándose encular.

Se había puesto a cuatro patas en medio del sofá ofreciendo su culo a Marcos, que debo decir que se había quedado muy cortado y no sabía ni por donde empezar.

- venga bájame las medias, dijo mi mujer tirando de las medias por un lado de sus caderas mientras Marcos tiraba por el otro lado…


Las medias se la quedaron a mitad de muslo y luego Marcos bajó su tanga quedando el inmenso ojete de Marta a su disposición.

Marcos se puso ante ella y apuntó con su gruesa polla al culo de mi mujer. Marta movió las caderas retirándose un poco y giró la cabeza…

- pero que haces?...piensas metérmela así?...mójamelo un poco!!!

- Yo Marta…no sé…perdona…nunca lo había hecho así con una tía…dijo Marcos avergonzado…

- Tu ex no te dejaba que la follaras así?...tienes que lubricarlo bien…poco a poco…con cuidado…ven…chúpamelo!!!!!!

Marcos se agachó y poniendo sus manos una en cada cachete del culo de Marta hundió su cara entre las nalgas de ella. Marta pareció volverse loca en cuanto sintió la lengua de él jugando con su agujerito trasero…

- ummmmm….asiiiii…eso es….muy bien….ummmmm sigue, chúpamelo….sigueeeeee.

Mi mujer me miró hacia donde estaba yo sentado, con la polla empalmada fuera del pantalón observando lo que pasaba. Estaba muy cachonda, parecía fuera de si moviendo el culo ante la cara de nuestro amigo. Echó una mano hacia atrás y apretó la cabeza de Marcos contra sus nalgas.

- muy bienn….mójamelo bien….ummmmm que rico!!!!!!.... ahora un dedo vamos!!!, méteme un dedo!!!!

Marcos seguía todas las indicaciones y comenzó a meter su dedo índice en el trasero de Marta que cada vez estaba mas fuera de sí.

- ummm me encanta…asiiiii…..lo has metido bien?, dijo Marta

- si, hasta la mitad, dijo Marcos que estaba como un niño mirando como su dedo entraba en el culo de mi mujer…

- muy bien….métemelo entero, muévelo!!!!...asíiii…ummmmm, la lengua, sigue chupando también, chúpame, venga mueve la lengua, mójame bien…ahhhhhhhh…el dedo…no pares…muévelo!!!!!! Ahhhhhhhhhh…las dos cosas a la vez!!!

Cada vez estaba mas próximo el momento. Marcos ya debía llevar 10 minutos trabajando el culo de Marta que no se iba a poder esperar mucho mas…

- otro dedo…ummmmm…méteme otro dedo!!!…eso es….ummmmmm….venga date prisa….como sigas así vas a hacer que me corra…despacio…despacio…asiii…asiiii…ahhhhhhhhh…es o es, juega con los dos dedos, chupa mas…venga…ya está a punto…

Una de las veces que Marcos retiró la cara del trasero de mi mujer tenía la boca seca de ensalivar tanto su ojete. Se quedó mirando como le escurría su saliva por el culo y hacia el coño de Marta mientras metía y sacaba muy despacio dos dedos en el ano de ella…

- ya no aguanto mas!!!...venga ponte detrás…eso es…no aguanto mas!!! Vamos métemela ahora!!!!!!!!...clávame la polla por detrás!!!!...vamos…dame por el culo!!!!!!, chilló Marta…

Marcos se puso detrás de ella y apuntó con su polla, que ahora parecía mas dura que nunca, al ano de Marta. Empujaba y empujaba pero no conseguía su objetivo, un par de veces resbaló la polla por su culo y casi se la clava por el coño…

- por ahí…noooooo…mas arriba, dijo Marta…ummmmmmmmm….empuja!!! venga cabrón fóllame el culo!!!!

En cuanto entró un poco de la polla en el culo se escuchó el primer grito de dolor de Marta….

- ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh…despacio…….joderrrrrrrrrr… .despacitooooo!!!!!

- pero tu has dicho que empujara…no sé Marta….dijo Marcos asustado…

Yo cada vez observaba mas expectante y mas excitado lo que pasaba. Mi mujercita se lo había buscado. En ese instante era lo que mas deseaba, ver como Marcos desgarraba el culo de la puta de mi mujer. Lo que no me imaginé es lo que iba a pasar a continuación. Marta levantó la cara y me miró mordiéndose el labio con una cara de dolor tremenda…

- Luis, ayúdale!!!!!...vete mojándome mientras me la va metiendo…poco a poco…ábreme un poco…méteme un dedo…ven aquí…ayúdale venga!!

Marcos seguía enganchado a las caderas de Marta. Quería meter su polla en el culo de Marta pero cada vez que la metía un poco los gritos de dolor de mi mujer hacía que parara al momento…

Yo intenté hacer desistir a mi mujer de la idea del sexo anal con Marcos. Ya habría mas días para follar con él. Pero Marta estaba cachonda, rabiosa, fuera de sí…

- cállate joder!!! quiero que me folle el culo hoy!!!…me dijo…vamos ayúdale!!!!!

Y sin rechistar más me puse también detrás de Marta. Tenía el agujero de su ano bien abierto. No cabía duda de que la polla de Marcos había logrado entrar por ahí unos instantes. Puse la boca sobre su culo y dejé caer un buen salivazo que con ayuda de mis dedos introduje en su ano. Pude meter dos dedos con facilidad dentro de él. Estaba muy abierto.

Mas abajo vi como los dedos de Marta jugaban con su rajita. Se estaba tocando la muy zorra. El coño de Marta brillaba completamente empapado entre los jugos de ella y la saliva mía y de Marcos…

- ven acércate, le dije a Marcos…métesela!!!!....despacio….ponla aquí…

Me quedé con la cara a escasos 10 cms del ano de Marta viendo como el pollón de Marcos se acercaba a su objetivo. Se sujetó la polla y a la entrada de su culo empujó…

- ahhhhhhhhhhhhhhhhhhh gritó Marta…..me duele…….ahhhhhhhhhhhhh!!!!!

- espera, espera… déjame a mi, le dije a Marcos…

Y sin mas le cogí la polla y se la restregué por todo el culo y el mojado coño de Marta. Empapándola bien de saliva y de sus jugos. Di varios golpecitos con ella sobre el coño de Marta para ponerla mas cachonda. Marcos ni se sorprendió de que la agarrara la polla, me dejó hacer. A mi me dio mucho morbo volver a tener su polla en la mano. La puse a la entrada del ano de Marta….

- empuja!!!!!!!!....le dije….

- Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh…chilló Marta…diosssssssssssssssss, que daño….ahhhhhhhhhhh….

Aquello iba a ser una misión muy difícil. Miré hacia donde estaba Marta que tenía los ojos cerrados por el dolor. Pero el morbo de verse enculada por Marcos era superior al miedo de que la rompiera el culo. Lo que ella no sabía es que ya había conseguido meter el capullo por completo en su ano. Marcos no se movía y ella no dejaba de chillar, pero cada vez estábamos mas cerca de conseguirlo….

- ya tiene la mitad dentro, dije yo…no es lo que querías?...que te follara bien el culo?...pues ahora tienes que aguantar zorra!!…

Hice que Marcos sacara la polla de su culo. El ojete se la quedó a Marta increíblemente abierto. Aproveché para meter otro buen salivazo en su interior, pero Marcos ya casi no retiraba la polla de las nalgas de Marta. Estaba como loco por enchufársela por detrás.

Así que mientras salivaba un poco mas el culo de Marta y jugaba con mi lengua en su ano, la polla de Marcos casi chocó con mi boca. Me llegó el olor de su polla y poniendo mi cara sobre ella dejé caer saliva a lo largo del tronco de su rabo.

Le cogí la polla con la mano y se la menee un poco para extenderle la saliva por toda la polla. Su capullo quedó descubierto e hinchado delante de mi. Timidamente dejé caer mas saliva sobre la punta de su polla, casi estaba pegada a mi boca, con la lengua le llegué a rozar el capullo. Me dio mucho morbo verme allí de rodillas haciendo de mamporrero y sin pensármelo me introduje la verga de Marcos en la boca.

Era la primera vez que tenía una polla en la boca. Casi no me entraba en la boca, tan solo el capullo y poco mas debido a su grosor.

Pero Marcos deseaba otra cosa, me folló la boca un par de veces y luego sacó la polla de mi boca y apuntó al culo de Marta. Yo mismo le cogí la polla y se la puse en la entrada…

- empuja, vamos!!!…métesela!!!!!!le dije limpiándome la saliva de mi boca…

La polla de Marcos fue poco a poco desapareciendo en el culo de Marta, que no paraba de chillar por el dolor. Otra vez la tuvo que volver a sacar y yo echando un último salivazo sobre el ano abierto de Marta y la polla de él le dije…

- ahora sí…métesela!!!!....no te pares!!!!!...métesela por el culo!!!!!!!...empuja!!!!!

Ese quizás fue un poco el momento en que la tortilla se dio la vuelta. En nuestro juego con Marcos, nosotros siempre habíamos sido los que teníamos la sartén por el mango, sobre todo Marta, los que hacíamos y dejábamos hacer. Cuando nosotros queríamos había juego, sobeteo, paja o mamada. Marcos siempre iba a decir que si, siempre estaba dispuesto para nosotros.

Pero en ese momento, no me quería ni imaginar la patética imagen que yo tendría allí de rodillas ante su polla, chupándosela, haciendo de mamporrero poniéndola a la entrada del culo de mi mujer, diciéndole que empujara y con mi pito empinado sobresaliendo por encima del pantalón.

Por no hablar de Marta, la calienta pollas que le había provocado hasta el máximo. Ella mandaba, se hacía lo que quería Marta y cuando quería ella. Mas de una vez lo había dejado con el calentón aunque también le había pajeado muchas veces. Pero Marta era siempre la que decidía.

Ese día no. Marta estaba a cuatro patas en el sofá. Con las medias por los muslos. Chillando de dolor a cada intento de Marcos por metérsela por el culo. Marcos era el que mandaba en ese momento. Todo él estaba concentrado en su gran objetivo.

Marta solo era un culo que follar.

Me hizo caso y cuando volví a agarrarle la polla para ponerla a la entrada de su culo éste empujó y su polla fue desapareciendo poco a poco en el culo de Marta. Todo fue muy lento. A pesar de todo el trabajo previo de preparación Marta chillaba a cada milímetro que la polla de Marcos entraba en su culo. Pero esta vez no cesó en su empeño. Siguió poco a poco empujando y empujando otro poco más.

La barriga de Marcos terminó chocando contra la parte superior de las nalgas de Marta. Lo había conseguido. Su polla estaba por completo dentro del culo de mi mujer.

Me senté en el sofá al lado de ellos. Me sujeté la polla con la mano justo en el momento en que Marcos sujetando de las caderas a mi mujer la daba una primera embestida. Espero un par de segundos y luego la sacó un poco y se la volvió a meter.

Cada vez que se la clavaba Marta chillaba de dolor y la barriga de Marcos chocaba contra el culo de mi mujer. Marta tenía los ojos cerrados y se mordía los labios. En su cara yo no veía mucho placer. Mas bien dolor.

Otra vez se echó hacia atrás Marcos y otra embestida. Esperaba dos segundos con la polla hasta el fondo de Marta y volvía a la carga. Era como que se la estuviera follando a cámara lenta. Bueno no se la estaba follando. Estaba dando por el culo a Marta delante de mi.

No tuve ni que pajearme, viendo aquello y sujetándome la polla delante de ellos comencé a correrme sobre mi estómago. Marcos me miró como lo hacía mientras seguía sujetando de las caderas a mi mujer y la embestía otra vez.

Marta se metió la mano entre las piernas. Eso era una buena señal. Se quería masturbar para correrse mientras la enculaban, pero una nueva embestida de Marcos la empotró contra el sofá, tuvo que apoyar las dos manos en el respaldo del sofá y su cara quedó estampada allí.

En ese momento mi mujer dio por finalizado aquello. No quería sufrir mas.

- ahhhhhhhhhhhhhhhhhh….diossssssss que daño…yaaaaaa…yaaaaaaaaaa….Marcos para yaaaaaa…paraaaaa…sácala ya….dijo Marta….

Pero para Marcos no había sido suficiente. La habría dado unas 15 embestidas desde que se la metió. Luego aceleró un poco sus acometidas. Entre empujón y empujón a lo mejor esperaba ahora un segundo o así….

- espera….esperaaaaaa…que ya casi estoy…me voy a correr!!!!!....dijo Marcos…

Ya le daba todo igual. No hizo caso a Marta. Se la clavó 5 o 6 veces más cada vez un poquito mas rápido y sujetando de las caderas a Marta se la hundió hasta el fondo y comenzó a convulsionarse. Se estaba corriendo dentro de ella. Llenó las entrañas de Marta con su leche. Posiblemente no me imaginara una mejor forma de correrse. Los gemidos de placer de Marcos se mezclaron con los de dolor de mi mujer.

- me corrooooooooo….ummmmmmmmm….siiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii …me corrooooooo Marta….siiiiiiiiiii!!!!!!!

Marta seguía sufriendo con la cara pegada al sofá. Ella no había podido correrse. Cuando Marcos sacó la polla de su ano ví el culo de Marta increíblemente abierto. Mi mujer se tapó el coño para que no la escurriera nada y al momento se dio la vuelta y se quedó recostada en el sofá con las piernas hacia arriba.

Como tenía las medias puestas no podía abrir las piernas y allí estaba con las patas para arriba mientras su cara se iba recuperando de lo que acababa de pasar. Ni tan siquiera se preocupó de que el semen de Marcos comenzara a escurrir por su culo. Ni tuvo un reproche hacia él por no hacerla caso y no haber parado. Nuestro amigo se sentó en el suelo a su lado mirando su culo también recuperando la respiración.

Aquello fue todo por esa noche. Marcos se quedó a dormir en casa pero no pasó nada más. A mi me hubiera gustado follarme a Marta después para que lo escuchara Marcos, pero mi mujer no tenía ganas de más. De hecho se la quitaron las ganas de volver a tener sexo anal. Desde aquel día nada mas ha vuelto a entrar por su culo y ya han pasado unos cuantos meses.

Con el tiempo Marta me confesó que aunque quizás no obtuviera placer con la penetración, solo llegó a tener dolor, pero por el morbo de verse allí enculada delante de mi, su coño no dejaba de fluir. Era una doble sensación, muy dolorosa en el aspecto físico pero tremendamente placentera y morbosa en el aspecto mental.

Yo sin embargo lo disfruté mucho. Y aunque Marta no quiso follar esa noche, en cuanto se quedó dormida me saqué la polla en la cama y me hice una tremenda paja recordando como la había enculado Marcos...

........................................

Después de mas de tres años contando todo lo que nos ha ido pasando a mi mujer y a mi, éste va a ser mi último mensaje.

Durante este tiempo mi mujer se ha ido emputeciendo poco a poco y lo que comenzó siendo un juego de calentar a los otros al final terminó con Marta follando con 6 tíos mas.

Como comenté ya, era una gran bola de nieve que iba aumentando y aumentando y yo cuando la situación se calentaba demasiado no era capaz de frenarla. Sin embargo como ya sabéis llevábamos tiempo el buscar ser padres y al final lo conseguimos. A principios de año Marta se quedó embarazada por lo que ya dentro de poquito vamos a ser padres.

Ese quizás ha sido el muro del que muchos hablabais. En cuanto se quedó embarazada el apetito sexual de Marta cayó en picado. Durante los primeros tres meses como me decía ella estaba completamente seca. No tenía ninguna lívido sexual.

Por suerte , eso ha ido cambiando poco a poco igual que el cuerpo de mi mujer. Marta nunca ha sido una mujer delgada y ahora pues os podéis imaginar como se está poniendo. Las tetas si ya las tenía grandes de por si, ahora están inmensas, incluso el tamaño de los pezones la ha aumentado considerablemente. Además ahora está cachonda todo el rato como dice ella. Serán las hormonas…

Para mi está preciosa, incluso ahora me da mucho mas morbo verla así anchita y ya con una buena tripita. Sin embargo al que se le ha bajado las ganas de follar ha sido a mi. Yo me conformo con que nos hagamos unas pajas mutuas y tal, me da cosa follármela en ese estado, aunque sé que no pasa nada pero supongo que a mas padres les pasará esto y eso que Marta ahora casi siempre está con ganas. Me dice que tiene ganas de que me la folle bien pero yo soy incapaz.

Por supuesto que no ha vuelto a follar con nadie desde principios de año, pero por estar embarazada también nos han pasado muchas cosas morbosas. Parece que a mis amigos ahora que Marta está así también les da morbo. Sobre todo a Marcos.

Desde que se folló por el culo a mi mujer hemos seguido teniendo una muy buena relación con él.

Hace poco en una casa rural que fuimos con los amigos Marta terminó haciéndole un buen pajote. Que pasada!!!!!!...ver a tu mujer preñada con esas tetazas pajeando a Marcos…tengo que reconocer que me puso la polla bien dura.

Este fin de semana tenemos boda de unos amigos y nos vamos a volver a ver con Fran. Sé que estos días Marta ha estado guatsapeando con Fran. Parece que nuestro viejo amigo quería vernos para intentar arreglar nuestra situación antes de la boda.

Yo he pasado de él, pero Marta si me ha dicho que como él iba a pasar unos días por aquí que le gustaría quedar para hablar con él…Esto ha dado pie a que cuando Marta y yo nos pajeamos ella me dice cosas como que a lo mejor tenía que dejar a Fran que se la follara bien como ella quiere ya que yo no lo hago y cosas así que hace que mientras me pajea me corra al instante.

No creo que pase nada entre ellos cuando queden, pero conociendo a Fran y el estado de calentón que últimamente tiene Marta cualquiera sabe…

También hemos vuelto a ver al señor de mantenimiento, nos está ayudando a reformar una habitación para cuando nazca el bebé y con él también han pasado varias cosas muy morbosas…

Pero bueno todo esto ya es otra historia…quizás dentro de un par de años pudiera volver a retomar el hilo quien sabe…y os pondría al día de todo esto…

He intentado contaros lo que nos ha pasado lo mejor que he podido, desde luego que no todas las situaciones que nos han pasado en estos años han sido positivas, también ha habido sus momentos malos o situaciones desagradables o absurdas, pero esto ya es otra historia y no merece la pena contarla.

Quizás me pude asustar un poco la temporada que estuvo follando con Fran, pero viendo como reaccionó mi mujer se me quitaron las pocas dudas que pudiera tener…

Los que tengáis en mente iniciaros en estos juegos con vuestras parejas, tened claro que no hay nada que supere en ver a vuestra mujer follar con otro. La excitación es total. Pero esto inevitablemente os puede llevar por caminos que terminen con vuestra relación. Mucho cuidado. Hay que hablar con vuestra pareja y poneros de acuerdo en lo que ambos queréis.

Hasta pronto amigos……
Comentarios
Tu comentario:
Excelente
Bueno
Regular
Malo
Lamentable
ATENCIÓN: Para poder añadir favoritos, valorar y publicar comentarios debes iniciar sesión o crear una cuenta nueva si no estás registrado.